miércoles 30 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Cabrera, excluido de los grandes proyectos de conectividad regional

Aburridos y decepcionados quedaron los habitantes de Cabrera al conocer que la Gobernación de Santander había continuado con la licitación de la vía 55, más conocida como la antigua ruta del Petróleo, que comunica a los municipios de Barichara- Galán y Zapatoca.

Desde hace varios meses los habitantes de este pequeño municipio le estaban pidiendo a la Gobernación de Santander dejar el trazado original que pasaba por su zona rural y les permitiría estar conectados directamente a una de las obras de infraestructura vial más importantes para la región de los últimos años.

Sin embargo, a pesar de las reuniones y peticiones, “no fue posible y la Gobernación nos dio la espalda”, dijo Carlos Sarmiento, habitante de la vereda El Hoyo, quien junto a otro grupo de cabreranos lideró este año los reclamos al ente departamental.

“Esto es un retraso para el municipio de 30 años porque estamos quedando aislados, más lejos de la vía nacional y con una trocha como única opción”, planteó Sarmiento.

El ciudadano dijo que de nada sirvió la visita que hicieron funcionarios de la Secretaría de Infraestructura de Santander a la zona, porque después de eso nadie los volvió a escuchar y no fue posible nunca hablar directamente con el gobernador Mauricio Aguilar.

Juan Carlos Álvarez Mantilla, otro vocero de la comunidad, reconoció que la única forma de convencer al ente departamental de regresar al trazado inicial era presentar estudios técnicos que hicieran viable la inversión en la zona que está catalogada como de riesgo o que dieran otra opción diferente, pero ni la comunidad ni la alcaldía tenían los recursos para hacer el pago de dichos análisis.

Rene Rodríguez Cancino, secretario de Infraestructura de Santander, explicó en junio pasado, durante un encuentro con la comunidad cabrerana que había una falla muy grande entre Barichara y Galán porque llevaría muchos recursos para atender estos puntos críticos y sin la certeza de dar la solución total.

El próximo 15 de diciembre se espera que la Gobernación de Santander y la empresa que resulte ganadora de la licitación firmen el contrato de la obra que tendrá una inversión de $147.935 millones y una duración de 84 meses.

Por fuera de todo

Entendiendo que ya no hay nada qué hacer, a los cabreranos solo les queda pedir a la Gobernación de Santander que las pavimenten o hagan placas huellas en la conectante con la vía 55.

Sarmiento dijo que son 4 kilómetros de distancia los que hay ahora y por lo que se espera hagan algo desde los organismos oficiales. De lo contrarios seguirán aislados de las grandes obras viales del departamento. “Solo les servimos para recibirles las basuras”, puntualizó, haciendo referencia a los dos rellenos sanitarios que funcionan en la vía que de San Gil conduce a Cabrera y que permanece sin pavimentar en más de un 60%, a pesar que este fue un compromiso adquiridos ya hace casi dos décadas para permitir el funcionamiento de dichos rellenos.

Hasta ahora la vía principal a San Gil también está conectada con la variante en construcción, Por esta razón, Álvarez calificó como gravísimo lo que está sucediendo, porque Cabrera y sus opciones de desarrollo se están quedando apartados de los grandes proyectos de conectividad, siendo además el único municipio de la provincia sin una carretera de acceso principal pavimentada.

Desde la interventoría de la Cámara de Comercio de Bucaramanga confirmaron que en el proyecto de la Variante no está definida aún el acceso de la vía a Cabrera, por lo que las denuncias ciudadanas son ciertas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad