sábado 09 de enero de 2010 - 10:00 AM

Charalá está ad portas de un racionamiento de agua

El intenso verano que azota al departamento, continúa reduciendo los caudales de las fuentes hídricas que abastecen los acueductos municipales de Santander.

Para el caso específico de la Provincia de Guanentá, esta vez las consecuencias del Fenómeno del Niño lo afronta el municipio de Charalá, cuya principal fuente de abastecimiento de agua: la quebrada La Potrera, literalmente se secó.

Así lo dio a conocer el secretario de Gobierno de esa localidad, Juan Manuel Arias, quien señaló que para sortear la problemática de escasez del preciado líquido,  a la fecha el municipio se vio forzado a bombear agua desde el río Pienta, durante 12 horas diarias.

Lo más preocupante, dice el funcionario, es que la comunidad no ha querido entender que debe hacer buen uso del agua, quizá porque en Charalá jamás se había presentado este problema, y pese a las campañas que hemos hecho el consumo de agua en lugar de disminuir, ha aumentado'.

Agregó que si bien el clima de Charalá es caracterizado por las constantes lluvias, desde hace más de un mes no cae una sola gota del cielo, en especial en las cabeceras donde nacen las fuentes hídricas.

En este sentido, el secretario de Gobierno de esa localidad fue enfático que de no llover este fin de semana, la Administración municipal se verá obligada a decretar la emergencia hídrica, tal y como ya lo han hecho municipios de la Provincia como Barichara, Villanueva y Cabrera. En este sentido, recordó a la ciudadanía de adoptar conductas de ahorro de agua, utilizando únicamente para consumo y evitando hacer uso de ella lavando calles, carros, fachadas o regando jardines con manguera.


Qué dice la Unidad de servicios públicos

Milena Hernández Martínez, jefe de la Unidad de Servicios Públicos Domiciliarios de Charalá, le dijo ayer a esta redacción que es posible que los altos volúmenes de consumo obedezcan a la afluencia de visitantes a esa localidad.

'Mucha gente ya ha comenzado a irse y vemos que entre el 6 y 7 de enero, el consumo nos diminuyó casi 90 metros cúbicos', dijo.

Recordó que el bombeo de agua comenzó el 18 de diciembre con una hora y media, luego el 1 de enero se pasó a cinco horas y 'ya casi vamos sobre las 12 horas porque en la quebrada La Potrera no hay absolutamente nada de agua.

'Si vemos que sigue aumentando el bombeo nos tendremos que ir a racionamiento porque ese procedimiento es muy costoso por el gasto de energía… 'hacía tres años no se bombeaba y en esa ocasión sólo fueron 220 horas. Yo creo que la factura de energía ahora para el municipio será por más de $5 millones'.

La funcionaria enfatizó que se realizan desde hace varias semanas campañas pedagógicas a través de perifoneo y la emisora local para que la comunidad no lave carros en vías públicas, para que el riego de plantas sea en la noche, para que se cierren la ducha mientras se enjabona y para que el agua solo sea para consumo humano.

'Vamos a seguir educando a la gente para que ahorren el agua porque de lo contrario, no tendremos más salida que comenzar el racionamiento', señaló Milena Hernández Martínez.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad