miércoles 25 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Cierre de Medimás amenaza con quebrar a clínica sangileña

La EPS, cuyo cierre fue ordenado por la Superintendencia de Salud en cuatro departamentos: Santander, Antioquia, Nariño y Valle del Cauca, es el principal cliente de la clínica y de su relación depende el 90% de la facturación.
Escuchar este artículo

El inminente cierre de Medimás en Santander tiene a la Clínica Santa Cruz de la Loma al borde en una fuerte crisis financiera que podría ocasionar su cierre o una reducción notable de los servicios.

La EPS, cuyo cierre fue ordenado por la Superintendencia de Salud en cuatro departamentos: Santander, Antioquia, Nariño y Valle del Cauca, es el principal cliente de la clínica y de su relación depende el 90% de la facturación.

Los datos entregados por la gerente de la entidad sangileña, Sonia Liliana Quintero Jerez, tienen alarmados a todos en el municipio: trabajadores, autoridades de salud, directivos de la clínica y los usuarios.

En la clínica se atienden aproximadamente 30.000 pacientes de Medimás: 22.000 del régimen contributivo y 8.000 en el régimen subsidiado.

De mantenerse la decisión del organismo nacional, todas estas personas deberían ser enviadas a otras EPS, que en su mayoría son atendidas en el Hospital de San Gil, que podría ver desbordada su capacidad de atención.

Margarita Lucía Vega Roberto, subsecretaria de Salud de San Gil, dijo que están a la espera del envío de los listados de los traslados de los pacientes a las nuevas EPS y manifestó su preocupación por el impacto de un posible cierre o reducción de los servicios de la empresa de salud.

En 2019, la clínica sangileña – el segundo centro de atención en salud más importante de la provincia Guanentina- enfrentó otra crisis económica por las demoras que en ese momento presentaba en los pagos la EPS que hoy está al borde del cierre.

Quintero explicó que la cartera es de $2.100 millones y desde el año pasado cuando se presentó el inconveniente en los pagos ha ido bajando notablemente.

Una crisis de todos

Ante el posible descalabro económico y ante la ausencia de convenios con otras EPS que garanticen el sostenimiento de la clínica Santa Cruz de la Loma, los directamente afectados serían cerca de 200 personas que ahí laboran en el área administrativa, servicios y de salud.

Nubia Díaz, enfermera jefe que trabaja desde hace 16 años en la institución, se mostró preocupada y sin saber qué hacer ante esta realidad, que podría dejar a muchos sin el único sustento económico para sus familias.

“Pedimos el apoyo de toda la comunidad”, expresó la profesional, que ve como el tiempo se acaba, al igual que las opciones.

Velky Liliana Saavedra, profesional del área de administración, apuntó también que en este momento cuando la pandemia está en curso, una afectación a los servicios de la clínica sería riesgoso para todos.

Pocas soluciones

Uno de los problemas de la clínica Santa Cruz de la Loma es la dependencia de un solo cliente, en este caso Medimás de donde como se dijo anteriormente proviene el 90% de la facturación. El 10% restante se da por la prestación de servicios con regímenes especiales.

La gerente de la empresa indicó que ante la negativa de otras EPS de contratar la atención con ellos, están a la espera de una última decisión que debe darse el 30 de noviembre a una solicitud que presentó Medimás.

Desde la clínica también se le está pidiendo a la Superintendencia de Salud que los dejen seguir atendiendo a los usuarios de la empresa en San Gil, un hecho poco probable porque ya empezaron a llegar los códigos de traslados a los usuarios de la EPS, al parecer destinada a desaparecer en el departamento.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad