domingo 31 de julio de 2022 - 12:00 AM

Consejo de juventudes pide más apoyo y compromiso

En parques, cafeterías y espacios abiertos los miembros del consejo de juventudes de San Gil viene reuniéndose durante todo el 2022. Aunque tenían la opción de hacerlo en el recinto del Concejo Municipal los integrantes del grupo intentan romper las estructuras tradicionales y por eso prefieren espacios abiertos, en donde otros jóvenes se sumen a las conversaciones que al final les competen a todos .

Ayer, los consejeros citaron a los jóvenes del municipio a participar en la primera Asamblea de Juventudes de San Gil, un escenario que por ley debe desarrollarse cada seis meses y en el que además de entregar un informe sobre lo hecho hasta ahora, se busca determinar cuales son los principales problemas que afectan a esta población en el municipio.

La tarea de integrar el primer consejo de jóvenes de la capital turística de Santander no ha sido fácil, así lo entienden sus representantes, quienes en medio de las dificultades quieren que el organismos tenga el peso suficiente para e¿lograr el planteamiento y la ejecución de proyectos.

Juan José Miranda Monguí, que aprovechó la asamblea para socializar su renuncia a la presidencia de la consejería, dijo que cuando llegaron lo primero que hicieron, además de los reglamentos, fue la revisión de la política pública de juventudes y el resultado no fue el mejor.

Jhonatan Abril, miembro de la mesa directiva de la corporación, destacó que ese estudio permitió evidenciar que si bien San Gil tiene política pública de juventudes está desactualizada.

Entonces la actualización de dicho documento se convirtió en el primer reto de los jóvenes quienes ya iniciaron el acercamiento con el Concejo Municipal para hacer los cambios correspondientes, proceso que debería estar listo en las próximas semanas.

Una de las falencias de la política local actual es que dentro de la misma no está incluido el funcionamiento del consejo de juventudes, limitando el actuar de la corporación, contó Miranda.

Falta de interés y apoyo

Los consejeros tienen objetivos diversos que van desde la democratización y participación de los jóvenes en los diferentes espacios de participación hasta el trabajo por la inclusión y otras obras sociales como conseguir una sede de la UIS para San Gil y la defensa de los recursos naturales.

Todo esto requiere vocación de parte de sus integrantes y apoyo de las autoridades locales. Abril dijo que la administración les ha ayudado de forma limitada, mientras que Lizeth Fiqueroa, otra consejera, confirmó que apoyo si ha faltado.

El otro problema al que se han enfrentado es lo que sería el compromiso mínimo de algunos de los consejeros elegidos, lo que ha obligado a abrir procesos de suspensión a cinco de ellos inasistencias y otros dos renunciaron.

Ante este comportamiento, el presidente saliente del consejo, dijo que muchos de estos delegados no han podido asistir por falta de un auxilio económico que les permita viajar desde sus viviendas en las zonas rurales o las ciudades donde estudian a las sesiones.

Figueroa explicó que desafortunadamente algunos de sus compañeros se desanimaron cuando se dieron cuenta que por este trabajo no recibirían ninguna ayuda económica y aseguró que en estos meses, después de haber sorteado toda clase de problemas, están más unidos que nunca y listos para seguir construyendo una mejor presente y futuro para todos los jóvenes sangileños.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad