jueves 16 de enero de 2020 - 11:00 AM

Denuncias sobre “uso de carne de perro dañan a San Gil como destino turístico”

La Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodres, calificó las denuncias que se han realizado sobre la supuesta venta de carne de perro en un restaurante de San Gil como “informaciones falsas” y destacó que dañan al municipio como destino turístico.
Escuchar este artículo

Los habitantes de San Gil han tenido varios días de alerta tras las denuncias que se dieron a conocer en redes sociales sobre el supuesto uso de carne de perro en un restaurante chino en el centro de este municipio.

Respecto a este hecho la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodres, manifestó su rechazo y calificó a las denuncias que se han realizado como “informaciones falsas”, que dañan el turismo en el municipio.

“El afectado por este acto de irresponsabilidad es San Gil, considerado como capital turística de Santander por la variada oferta de servicios que presta a visitantes nacionales y extranjeros”, señaló Acodres en un comunicado.

Asimismo destacó que aunque el caso no implica a una empresa afiliada a esa asociación, intervienen debido a que este tipo de “noticias falsas” ponen en riesgo la dinámica económica de esta localidad, que se destaca en el país por su amplia oferta turística.

Le puede interesar: Habla mujer señalada de vender carne de perro en restaurante de San Gil, Santander.

En investigación

Ante las denuncias que se hicieron sobre el restaurante, la Secretaría de Salud de Santander realizó una visita de inspección y control que terminó con el sellamiento del establecimiento.

Según la secretaria de Salud departamental, Maria Eugenia Triana Vargas, tras la visita aunque se encontraron alimentos en condiciones no aptas para el consumo humano, “no se hallaron residuos o extremidades pertenecientes a caninos”.

Sin embargo, la funcionaria advirtió que en el establecimiento sí hubo carne decomisada y que para estudiar su procedencia realizarán “los estudios pertinentes para identificar del ADN a qué animal corresponde”.

Ante esta situación, que se ha hecho viral en redes, la administradora del restaurante, Wendy Osuna Ríos, aseguró que todo el escándalo se habría causado por una confusión y que aunque las fotos sí son del restaurante “la persona está arreglando es a dos camuros que se compraron en la plaza de mercado de San Gil”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad