domingo 05 de julio de 2020 - 12:00 AM

El tiple, una tradición que vale oro en Santander

La importancia del tiple para la tradición cultural colombiana es muy grande, tanto así que fue declarado en 2005 como Patrimonio Cultural de la Nación por el Congreso de la República.
Escuchar este artículo

Si el tiple tuviese un sabor, sería a café, el de cuncho con agua de panela y preparado en fogón de leña. Si sirviera como prenda de vestir, tal vez los deportistas nacionales lo lucirían en la inauguración de los Juegos Olímpicos y si fuese católico, hasta un día festivo se le asignaría.

Es más pequeño que la guitarra, pero con 12 cuerdas y una capacidad sonora tan amplia, que enamora. Un enamoramiento que se da a primera vista, sin respetar edad ni lugar. Juliana Peña Pico tenía nueve años cuando lo escuchó por primera vez.

Estaba en su Charalá natal, iba caminando y Julián Serna Aldana lo estaba acariciando con tal pasión que su sonido la cautivo. Siete años después, Peña, una joven con voz suave, se convirtió en la primera mujer santandereana ganadora del Premio Pacho Benavides en el Festival Mono Núñez.

Fue el pasado 29 de junio. Estaba sentada en la sala de su casa junto a su madre viendo para saber quién ganaría el premio Gran Mono Núñez, que se puede comparar con un premio Oscar, pero a los artistas de música tradicional colombiana.

Había enviado su video interpretando el bambuco “El Espinaluno” en compañía de su maestro Diego Otero.

“Yo no había pasado a la final, solo tenía curiosidad”, reconoce. En medio de la transmisión, el locutor la nombró como ganadora del premio Pacho Benavides, que es el reconocimiento al mejor tiplista del festival y hasta de Colombia. Como un mejor actor de reparto en los Oscar.

La joven de 16 años y estudiante de 11 grado no se inmutó, su mamá si se percató. Hubo abrazos, lágrimas y después a intentar dormir, porque ya era tarde y al otro día tenía que seguir con sus clases virtuales.

“No lo puedo creer, es un sentimiento muy bonito”, dice. Ahora espera ansiosa la llegada de lo que es su principal logro en la música. Aunque no el único.

Generación talentosa

Desde que llegó a San Gil ingresó a la Escuela de Artes y Música del Instituto de Cultura y Turismo de San Gil, en donde una serie de jóvenes como ella, talentosos y trabajadores, se han venido convirtiendo en el referente de la música colombiana, especialmente del tiple y el requinto.

La importancia del tiple para la tradición cultural colombiana es muy grande. Tanto así que fue declarado en 2005 como Patrimonio Cultural de la Nación por el Congreso de la República. Cuando se toca el tiple se siente que se está transmitiendo patria, cultura, historia, eso cuentan sus intérpretes: maestros y alumnos, jóvenes y viejos.

Juliana Peña Pico se vinculó al Instituto en 2015 y conoció a Diego Otero, un charaleño de 34 años de vida, 11 de los cuales dedicado a formar los talentos musicales sangileños desde esa entidad local.

Uno de sus primeros alumnos fue Carlos Vásquez Soto, que en 2019 se convirtió en el primer ganador de San Gil del Gran Mono Núñez Instrumental y en los años 2017 y 2011 recibió el Premio Pacho Benavides; Edinson Muñoz Camacho, distinguido en 2018 con el Premio Pacho Benavides; y Julián Serna, que en 2016 también se quedó con el Pacho Benavides.

Serna tenía 14 años cuando la joven lo vio tocando el tiple en la Escuela de Artes y Música de Charalá, donde inició su formación con el maestro Rodolfo Martínez y después la continuó con Otero. “No sabía que la había inspirado”, comenta un poco apenado a sus 21 años.

En el camino se vienen formando gran cantidad de músicos. “Lo importante no son los títulos”, agrega Otero, que reconoce por ejemplo el talento innato que en el escenario mostraron desde muy pequeños por Vásquez y Serna. “Ese talento sin esfuerzo, sin trabajo, sin sacrificio, no sirve de nada” y “eso es lo que intentamos enseñarles para la vida”, son algunas de las reflexiones del maestro.

Todos ellos comparten la misma pasión por la música colombiana y ven al tiple como su mejor amigo, su gran amor, el que los acompaña en los momentos buenos y malos, al que conocieron por azar y sin el que no pueden vivir.

El amor por el tiple se nota y eso es lo que más caracteriza a los tiplistas santandereanos.

“La fuerza y la pasión que le imprimen a las interpretaciones los hace diferentes a los del resto del país”, afirma Bernardo Silva, gestor cultural y director ejecutivo de Fonmúsica, firma organizadora del Festival Mono Núñez que se celebra en Ginebra, Valle del Cauca.

Es una época diferente

Pedro Nel Martínez es el gran referente del tiple de las últimas décadas en Colombia y uno de los más orgullosos por este movimiento formativo que su hermano Rodolfo ha liderado desde Charalá, de donde son oriundos.

Los tiempos cambiaron. “A mí me tocó aprender solo, con un tiple viejo que mi papá tenía colgado en la casa (...) Ahora estos muchachos tienen maestros que los forman”, afirma.

El escenario es mejor asegura Carlos Alberto González Montoya, pintor de profesión y tiplista por convicción, que ha hecho parte de emblemáticos grupos como Expresión Guane. “Los jóvenes están llevando el tiple y la música colombiana a un nivel de profesionalización mayor, estudian y viven del tiple... Esa es una tarea titánica”, opina.

Todos estos tiplistas, los nuevos y los de antaño, se conocen, pasan tardes y noches de aprendizaje, porque en el tiple no se enseña, se comparte y se transmite.

El testigo va cambiando de mano y ahora estos maestros nacientes como Edinson Muñoz Camacho, estudian para ayudar a formar nuevos artistas y transformar personas.

$!El tiple, una tradición que vale oro en Santander
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad