jueves 05 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Errores y costos del proyecto de la carrera séptima

En total, el proyecto costaba $1.909 millones, pero por los cambios obligados debido a la suspensión ordenada por el Ministerio de Cultura, porque la vía entre las calles 11 y 15 hacía parte del centro histórico y estaban incluidas en el Plan de Manejo y Protección, PEMP, el costo bajó.
Escuchar este artículo

El futuro de la movilidad por la carrera séptima de San Gil es incierto. Tras el proyecto que solo se pudo desarrollar a medias por la administración anterior a cargo de Ariel Fernando Rojas, hoy la pregunta es qué pasó con el proceso y ahora qué va a pasar.

Lo primero para tener en cuenta es que el proyecto inicial firmado en enero de 2019, incluía el cambio de Piedra Barichara por pavimento flexible en la carrera séptima entre las calles 7 y 15. De esas solo se pudo adelantar el proceso en tres, de las calles 7 a la 10.

En total el proyecto costaba $1.909 millones, pero por los cambios obligados debido a la suspensión ordenada por el Ministerio de Cultura, porque la vía entre las calles 11 y 15 hacía parte del centro histórico y estaban incluidas en el Plan de Manejo y Protección, PEMP, el costo bajó.

Entonces, al final, según el acta de liquidación a la que tuvo acceso Vanguardia, se gastaron $1.288 millones en las tres calles pavimentadas y los recursos restantes, $620 millones, no se desembolsaron.

Diana María Villar Durán, secretaria de Hacienda municipal, destacó que este saldo, al ser parte de empréstito, no fue desembolsado por la entidad bancaria porque no se ejecutó la obra.

Después de aclarar las finanzas del proyecto, lo que queda claro es que más que una ‘indelicadeza’, como en su momento llamó la administración de Rojas al hecho de no hablar primero con el Ministerio de Cultura para dicha intervención, fue más un error que no permitió la ejecución del proyecto.

Alberto Escobar, director nacional de Patrimonio del Ministerio de Cultura, indicó que lo primero que debe hacer una administración cuando va a intervenir una zona incluida dentro del PEMP, es enviar el proyecto para pedir el concepto técnico del Ministerio de Cultura.

Le puede interesar: Se ultiman detalles en la carrera séptima de San Gil.

“Eso lo pueden hacer en línea a través de la página y el concepto lo tenemos listo en 15 días”, resaltó Escobar, indicando que en este caso, el de San Gil, lo sucedido no fue culpa de su despacho y que es su deber velar por el patrimonio histórico del país en todas las regiones.

Negociación fallida

Luego de la suspensión emitida en febrero de 2019, la administración de Rojas se puso en contacto con la oficina de Patrimonio para evaluar qué se podía hacer.

De acuerdo con la información entregada por la Oficina de Control Urbano e Infraestructura de San Gil – que es de la actual administración- a ellos se les informó que el proyecto no se había concretado porque conforme al PEMP el Ministerio de Cultura pedía dar prioridad al peatón y al área urbana: andenes, bancas, luminarias y árboles y estas directrices estaban en contra del objeto del proyecto que era pavimentar la vía.

El director de Patrimonio recalcó que el objetivo de la entidad es preservar el patrimonio y en este caso la Piedra Barichara es un bien representativo de Barichara, Socorro y San Gil, y además recalcó que su entidad no pide “arbolitos”, pero sí se analiza el entorno para las intervenciones.

Qué se puede hacer

Lo primero es recordar que cualquier proyecto de intervención en esta zona debe ser enviado en primer lugar al Ministerio de Cultura y no al final.

Frente a las opciones, Pedro López Uribe, secretario de Control Urbano e Infrestructura, dijo que se evalúan opciones pensando en la importancia que tiene esta vía para la movilidad del municipio.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad