sábado 15 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Establecen compromisos de productores durante la cosecha cafetera

Los recolectores que lleguen de otras zonas del país tendrán que traer una prueba negativa de COVID-19.
Escuchar este artículo

A 15 días de iniciar la cosecha cafetera, autoridades y caficultores de San Gil, con el acompañamiento del Comité de Cafeteros de Santander, terminaron de definir los compromisos para que la recolección del grano logre darse de forma exitosa.

Hay dos objetivos fundamentales en el proceso que arranca en septiembre. El primero es que toda la producción de café se pueda dar como se tenía previsto y la economía local mueva los $25.000 millones proyectados. La segunda es evitar contagios de COVID-19.

Para concretar el primer punto lo más importante es contar con la mano de obra, que en este caso se calcula es de 2.180 jornales diarios, una cifra importante si se tienen en cuenta las altas tasas de desempleo que se presentan en el país y en San Gil, en donde el comercio dependiente del turismo vive uno de sus peores momentos.

La metodología acordada con los cafeteros y que se adaptó teniendo como parámetro el protocolo presentado por la Federación Nacional de Cafeteros, da una gran responsabilidad a los productores, que al final son los responsables de la contratación, hospedaje y sostenimiento de los recolectores.

Control a viajeros

Los recolectores que lleguen de otras zonas del país tendrán que traer una prueba negativa de COVID-19. Rafael Acosta Wandurraga, secretario de Desarrollo Económico de San Gil, indicó que esta medida se mantendrá hasta que la Gobernación de Santander la sostenga.

Los productores llenarán una planilla con los nombres de los recolectores y la enviarán a la Alcaldía de San Gil, en donde se revisará que cada uno de ellos esté afiliado a una EPS ya sea en el régimen subsidiado o contributivo. En la revisión documental también se buscará que las personas no tengan ningún requisito de tipo penal con las autoridades.

Acosta indicó que estos requisitos aplican para los recolectores sean colombianos o no, teniendo presente que en los últimos dos años la contratación de ciudadanos venezolanos ha sido una constante en las cosechas cafeteras.

En la adaptación de los espacios dentro de las fincas, los propietarios de las cosechas deberán prever que si alguno de sus recolectores llega a enfermarse y da positivo para el virus, la cuarentena la cumplirá en la finca y en un lugar que el cafetero debe adecuar y además responder por el sostenimiento del empleado.

El control al cumplimiento de los protocolos estará a cargo de las autoridades de salud y la Policía de Carabineros que visitarán de forma periódica las fincas para comprobar que el personal inscrito en las listas es el mismo que está en los campos.

Trabajadores locales

Uno de los principales riesgos de esta cosecha cafetera es que por las dificultades de movilización en el país no lleguen los recolectores de otras regiones. La solicitud de Acosta es que se contrate personal del municipio que está desempleado.

La alcaldía de San Gil publicará en sus redes sociales un enlace para que los interesados llenen una encuesta y manifiesten su interés de trabajar. El objetivo es conectarlos con los caficultores que estén necesitando mano de obra.

Así mismo, la Secretaría de Desarrollo Económico habilitó el número de celular 3112243102 para entregar toda la información pertinente a la cosecha y atender a los interesados en trabajar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad