miércoles 27 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Frijol, café, tabaco y maíz se están perdiendo con el verano

La situación es más que preocupante porque tras un fuerte verano en 2019 y las heladas de enero de este año, los productores tenían sus esperanzas puestas en que un poco de agua llegara en abril.
Escuchar este artículo

Mirando al firmamento y rogando, como dicen ellos ‘Que San pedro agache el dedo’, los campesinos de Aratoca, San Gil, Curití, Barichara, Villanueva y Cabrera se levantan cada día rogando por un poco de lluvia para sus cultivos.

La situación es más que preocupante porque tras un fuerte verano en 2019 y las heladas de enero de este año, los productores tenían sus esperanzas puestas en que un poco de agua llegara en abril -como de costumbre- pero esto no sucedió.

Si bien las cifras concretas sobre las pérdidas en los cultivos hasta ahora se están calculando, especialmente en los cultivos de frijol, café, maíz y tabaco, la realidad que están viviendo los agricultores es más que preocupante.

“Virgen Santísima, muy bravo este verano”, dice Fulgelman Ortiz, caficultor de Barichara, que por primera vez en mucho tiempo cree que puede perder toda la cosecha.

La situación más grave la viven los productores de frijol, que según ellos la cosecha ya se perdió el 100%. Este, junto al maíz, el cultivo más representativo de Villanueva, tiene en jaque a la economía de los agricultores.

Benito Mejía Vásquez de Curití no sabe cómo va a pagar las cuotas de los créditos que tiene por $40 millones que ha invertido en su finca. Acaba de perder una hectárea de frijol, está cerca de perder toda la producción de la hectárea de tabaco y no sabe si la de café le deje algo de rentabilidad.

A pesar de estar acostumbrados a las sequías, en las zonas rurales de estos municipios, la fuerza y la extensión de este verano los cogió por sorpresa. Néstor Serrano Capacho, presidente ejecutivo del Comité de Cafeteros de Santander, admitió que la actual sequía no estaba dentro de las previsiones.

La realidad es tal que en estas zonas de la provincia Guanentina, según los reportes de los cafeteros, donde hay sembradas más de 4.000 hectáreas de café, la caída de agua pasó de 450 milímetros mensuales entre enero y el 20 de mayo del año pasado a 94 milímetros en el mismo periodo de 2020, una reducción del 378%. Actualmente el Comité de Cafeteros de Santander está trabajando en la consolidación de la cifra de hectáreas afectadas.

En el sector tabacalero, los productores de estos municipios ya declararon 50 hectáreas siniestradas, otras 50 hectáreas están a punto de tener pérdida total y las 90 hectáreas restantes “seguramente van a sufrir los mismo”, dijo Heliodoro Campos Castillo, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes.

Los productores, incluyendo a Helí Mejía, de la vereda Montecitos Altos de San GIl, esperan ayudas económicas del Estado, restructuración de créditos, compras de cartera e inversión sistemas de aguas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad