viernes 31 de enero de 2020 - 12:00 AM

Futuro de la planta de sacrificio animal de San Gil se define mañana

La comunidad de los barrios aledaños a la planta se queja de malos olores y presencia de gallinazos. Por este motivo, un juez ordenó cerrar el lugar; meses después dio permiso para operación y ahora deja en manos de autoridades el destino del matadero, que beneficia a 10 municipios.
Escuchar este artículo

Aún es incierto el futuro de la actual Planta de Sacrificio Animal en San Gil. Por orden judicial las instalaciones se han cerrado varias veces, así como se han puesto en funcionamiento otras tantas. Ahora la Gobernación de Santander, la Corporación Autónoma Regional de Santander, CAS, y la Administración de San Gil tendrán que definir a más tardar mañana primero de febrero, el destino del lugar.

Contexto

El 16 de abril de 2019 la Planta de Sacrificio tuvo que cerrar sus puertas luego de que el Juez 15 Administrativo de Santander, Edward Avendaño, ratificara que el lugar no podía funcionar más. El matadero, que beneficia a más de 10 municipios, es señalado por habitantes del barrio Villa del Prado como un lugar que expide malos olores, por lo que interpusieron una acción popular.

Luego de cuatro meses sin prestar servicio, la Planta fue puesta a disposición, a propósito de contratar más de 50 personas para llevar a cabo los procesos de sacrificio, limpieza y entrega de los productos. La noticia cayó como “balde de agua fría” para los habitantes del sector como Susana Ríos, quien expresó en su momento que “en el tiempo que estuvo cerrada no había presencia de gallinazos, ni malos olores. Podíamos vivir como la gente”.

¿Se cierra o no?

Esta semana el Juzgado 15 Administrativo de Bucaramanga procedió a dar repuesta a la acción popular en donde señala que el Alcalde de San Gil, en cumplimiento de la normatividad sanitaria y ambiental vigente, y bajo la coordinación departamental, será quien defina la continuidad o suspensión temporal y/o definitiva de la prestación del servicio en la actual Planta de Sacrificio Animal. Según el oficio, la respuesta deberán darla a más tardar el sábado primero de febrero.

Advirtió además que en caso de que el lugar siga prestando sus servicios, el Instituto Nacional de Alimentos y Medicamentos, Invima, y la CAS tendrán la tarea de verificar, exhortar y adoptar las garantías procesales pertinentes a que haya lugar.

¿Qué dice la Alcaldía de San Gil?

Hermes Ortiz Rodríguez, alcalde de San Gil, explicó que revisará la planta de tratamiento para que cumpla con toda la normatividad.

“El tema de trampa de grasas y de los desechos debe ser prioridad. Se deben depositar muy bien. Si no cumplen, la planta será cerrada. La acción popular se desprende del barrio Villa del Prado y es algo entendible, aunque transitorio. Por eso hay que ponernos de acuerdo con el operador del lugar, mientras se construye una nueva”, afirmó el Alcalde.

Ortiz Rodríguez mencionó que diariamente hay un ingeniero ambiental visitando la Planta de Tratamiento para revisar que todo funcione de acuerdo a los compromisos: las canaletas deben estar limpias, las cañerías sin obstrucciones y todo el proceso de la mano de Acuasán.

En cuanto al proceso de la nueva planta, este medio conoció que hay un nuevo operador construyéndola, aunque el proceso ha sido lento, pues la comunidad se ha opuesto al desarrollo de la misma, según explicó el Alcalde.

“Ha sido un trabajo tedioso para el particular. Pese a que se tiene el permiso de la CAS, la comunidad señala que no está cumpliendo. He invitado al sector a que nos reunamos y revisemos qué sucede. Si se debe demandar, se hace; y si un juez me da la orden o medida cautelar porque no está cumpliendo, se cierra. Hay que pensar en la ciudadanía”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad