martes 13 de abril de 2021 - 12:00 AM

Hospitales de San Gil y Socorro se quedaron sin segundas dosis

En el Hospital Regional de San Gil ayer se aplicó la última dosis de la farmacéutica china y se está a la espera de la asignación de las nuevas dosis por parte del Gobierno Nacional al departamento y del departamento a la región.
Escuchar este artículo

En el avance de lo que se supone es la tercera ola de contagios de COVID-19, los centros de salud de las provincias Guanentina y Comunera sufren ya la ausencia de vacunas de Sinovac para la aplicación de las segundas dosis.

En el Hospital Regional de San Gil ayer se aplicó la última dosis de la farmacéutica china y se está a la espera de la asignación de las nuevas dosis por parte del Gobierno Nacional al departamento y del departamento a la región. Lo mismo sucede en el Hospital Manuela Beltrán del Socorro, en donde el antivirus de Sinovac ya no está disponible.

Horbes Buitrago Mateus, gerente del hospital sangileño, explicó que por ahora se sigue aplicando a los mayores de 70 años la vacuna de Astrazeneca, pero esta avanza muy lento debido a la renuencia de algunos pobladores a recibir la inmunización de esta marca.

En los próximos días los directivos de las instituciones de salud, que además son centros de acopio de sus respectivas provincias, esperan recibir la información sobre una nueva entrega de Sinovac y en ese momento reiniciar con las citas a las personas que deben recibir la última dosis.

Aumento de casos

La nueva ola de contagios aún no se siente con toda su fuerza en las provincias. Sin embargo, los hospitales evidencian un incremento en la ocupación de la destinada a la atención de los pacientes contagiados con el virus.

Por ejemplo, en el Hospital Regional de San Gil, en los últimos ocho días, la demanda en la Unidad de Cuidados Intensivos pasó del 30% en promedio al 60%, en un espacio que tienen una capacidad instalada de 10 camas.

Lo mismo ha sucedido con la Unidad de Cuidados Intermedios, con 10 pacientes que representan el 66% de ocupación de este espacio con 15 camas.

En Observación hay 8 personas, algunos con diagnóstico confirmado y otros están a la espera de los resultados de las pruebas para confirmar o descartar la presencia del virus, pero que tienen alta sospecha de ser COVID-19, destacó el directivo.

“Estamos preocupados por la mayor presencia de casos graves y hospitalización en cuidado intensivo en usuarios menores de 50 años. La mitad de los pacientes que están en nuestra UCI tienen entre 39 y 45 años”, confirmó el directivo, llamando a la atención sobre la importancia de mantener las medidas de bioseguridad.

En el Socorro, aunque no es tan notorio, también hay un aumento en la demanda, especialmente en cuidados intermedios que pasó de ningún paciente a cuatro. Mientras que la UCI cerró ayer con tres personas.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad