jueves 13 de mayo de 2010 - 10:00 AM

Inconformes por incremento en el valor de guía de faenado

'Estamos molestos', con esta frase Priscila Silva Entralgo, representante del gremio de peseros, expresó su opinión sobre el incremento en el valor de las guías de faenado en San Gil.

La comerciante explicó que el alza de 12.900 pesos es muy alta, y que esperaba que el mandatario de los sangileños, Ricardo Durán Barrera, considerara sus propuestas del incremento no superior a los cinco mil pesos por animal sacrificado.

Otro de los voceros del gremio de peseros, Miguel Arcángel Camacho Gerena, dijo este incremento se verá reflejado en el aumento en el valor de la carne, lo que podría ser a largo plazo.

Agregó que el argumento para incrementar el valor las guías, de que la administración debe invertir en el mejoramiento físico y de la planta de sacrificio animal, y ahora que los ingresos serán mayores, harán seguimiento a las obras y cuanto dinero será invertido.

Joselín Flores Franco, otro de los comerciantes, también se pronunció al respecto y dijo que tal como les exigen con el aumento en las guías, el gremio exigirá en el mejoramiento del servicio de la planta de sacrificio, pues reconoció que en los últimos meses ha disminuido en aseo y atención a los usuarios.

Los comerciantes planean una nueva reunión con el mandatario de los sangileños, esta vez para solicitar claridad en los términos del contrato de administración de la planta de tratamiento, y para crear una veeduría que garantice que el dinero que proviene del incremento, se utilicen en las remodelaciones.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad