Publicidad

Guanentá
Sábado 02 de septiembre de 2023 - 12:00 PM

Informe especial: Es San Gil viable economicamente

Vanguardia presenta una radiografía de las finanzas de la capital de la provincia guanentina, el destino que mostró a Santander como potencia del turismo de aventura. San Gil no está en crisis financiera pero ya no es boyante como en otras épocas.

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

Rubén Darío Gómez Acosta / VANGUARDIA
Rubén Darío Gómez Acosta / VANGUARDIA

Rubén Darío Gómez Acosta / VANGUARDIA

(Javier Acevedo/VANGUARDIA)
(Javier Acevedo/VANGUARDIA)

(Javier Acevedo/VANGUARDIA)

(Javier Acevedo/VANGUARDIA)
(Javier Acevedo/VANGUARDIA)

(Javier Acevedo/VANGUARDIA)

La contienda política de cara a la elección del próximo alcalde de San Gil, que en las últimas semanas se ha calentado por cuenta de los debates entre los 12 aspirantes al cargo, puso sobre la mesa un tema de alto interés para la ciudadanía pero sobre todo para quien sea el próximo mandatario de la capital turística de Santander: las finanzas municipales.

¿Está San Gil al borde de la quiebra, como se debatió recientemente?

Para entender el momento financiero del Municipio, el primer dato relevante es el que entrega el Departamento Nacional de Planeación, DNP, que, en su última calificación sobre desempeño fiscal emitida por el comportamiento de 2021, ubicó a San Gil como una economía Sostenible, ocupando el puesto 152 de 1.101 a nivel nacional, por encima de ciudades como Piedecuesta y Floridablanca. A nivel departamental, en el quinto lugar.

La referencia de Sostenible se mantiene desde 2016 y la última vez que el municipio fue calificado ‘En Riesgo’ en el siglo actual fue en 2003, mientras que los mejores años, cuando estuvo Solvente, fueron entre 2013 y 2015.

La calificación actual se puede tomar como un resultado positivo, afirma Edgar Vera Castellanos, economista y magíster en políticas públicas, añadiendo la importancia que tiene para cualquier municipio estar bien rankeado en las evaluaciones hechas por una entidad que como el DNP es casi que un superministerio, vinculado directamente a la planeación, el análisis de las variantes macroeconómicas del Estado, la ejecución de los recursos y el desarrollo de los planes de gobierno.

“Ser sostenibles quiere decir que algo se está haciendo bien en el manejo de los recursos, que sin estar boyante, se le da un manejo satisfactorio, pero que lo ideal sería ser Solventes”, puntualizó Vera en su análisis para Vanguardia, destacando la necesidad de tomar acciones para mejorar la calificación.

El reporte de la Secretaría de Hacienda

Diana María Durán Villar, secretaria de Hacienda del municipio, explicó que el sistema de calificación actual del DNP está en un proceso de transición hacia uno nuevo que la entidad intentó aplicar en 2020 pero que debido a las dificultades presentadas durante la pandemia decidió aplazar, siguiendo con los parámetros establecidos en el decreto 1075 de 2015, que tiene en cuenta los datos poblacionales del Censo de 2018.

La funcionaria destacó que en medio de la crisis generada por el COVID-19 el municipio mantuvo su comportamiento sin recibir grandes golpes financieros, mientras que buenas prácticas de ejecución de los recursos permitieron que desde el Gobierno Nacional se presentara en los dos últimos años un aumento importante de las transferencias que llegan por concepto del Sistema General de Participaciones, SGP.

Durán dijo que las evaluaciones y transferencias recibidas por Eficiencia Administrativa y Fiscal se hacen dos años después del periodo evaluado. Por ejemplo, durante 2020 y 2021 se recibieron $303 millones y $667 millones, por el desempeño de la administración anterior en 2018 y 2019, respectivamente. Mientras que producto del actual mandato, por los resultados obtenidos en 2020 y 2021, las transferencias subieron a $810 millones y $1.642 millones. Es decir, que los dos primeros años del próximo mandato recibirá los recursos producto de la evaluación de 2022 y 2023.

La secretaria reconoce que se deben tomar medidas para mejorar los ingresos, porque, entre otras cosas, hoy San Gil depende en un 46 % de los recursos del Estado y solo aumentando los ingresos propios se puede reducir el índice.

De los $91.215 millones que recibió el municipio en 2022, solo $18.614 millones correspondieron a recursos generados a través de impuestos y tras las deducciones para el pago nominal de la alcaldía, el sostenimiento de sus dependencias, las transferencias a salud, bonos pensionales y otras responsabilidades fiscales, para inversión o financiación directa de obras quedaron $5.283 millones, insuficientes para una población de 60.000 habitantes y en constante crecimiento.

Para el economista Edgar Vera, tener esta dependencia del Gobierno Nacional es igual a cuando un hijo se va de la casa pero sigue dependiendo del padre y cuando este último se cansa, enferma, se va de viaje o muere, el hijo queda de nuevo pasando necesidades porque nunca aprendió a subsistir por sus propios medios y en este caso la tarea del Gobierno Nacional es lograr que los municipios sean autosostenibles, que al final es uno de los objetivos planteados en la constitución de 1991.

Medidas impopulares

Pasar el municipio de Sostenible a Solvente tiene una implicación muy seria y es que necesariamente eso obliga al mandatario que asuma el poder a tomar acciones para aumentar los ingresos propios

Las medidas están relacionadas directamente con el aumento en el recaudo de impuestos (predial, industria y comercio, transito, construcción, entre otros) considerados en los balances financieros como de libre destinación y con los que cuenta el municipio para financiar obras sin recurrir al ‘papá que manda recursos’ desde la Casa de Nariño.

Para Vera, la generación de estrategias encaminadas a aumentar el recaudo de impuestos son medidas impopulares que bien utilizadas pueden generar un desarrollo notorio del municipio, aunque eso incluya tocar el bolsillo de las familias. Lo importante es que la plata que se recoja se invierta bien y en obras de impacto para la comunidad, “que la gente las vea”, puntualizó.

Esta tarea, aunque se ha venido haciendo, no ha tenido el impacto el necesario, porque las deudas o, mejor dicho, el recaudo de los que pagan puntuales es menor a lo que deben los morosos, así lo evidencian las cifras entregadas por la Secretaría de Hacienda municipal.

El recaudo del impuesto predial – el de mayor relevancia para las arcas municipales – pasó de $5.823 millones en 2015 a $8.403 millones en 2022. A pesar de esto, los deudores suman por este concepto $15.600 millones, de los cuales $7.800 son por concepto de intereses.

Aparte de limpiar la cartera y tratar de recaudar todo el dinero posible, la otra medida que debería tomar la administración municipal sería actualizar el catastro, trabajo que no se hace desde 2012 y que tendría un impacto directo sobre la cotización de los predios y, por ende, en el valor del impuesto predial. Otra medida impopular. En este caso, también desde Fenalco sur de Santander se ha propuesto en debates la necesidad de cobrar valorización.

La nueva información le permitiría a la administración saber realmente que tiene, como está en materia de vivienda, prestación de servicios públicos y vías, además de proyectar un desarrollo sobre información real, precisó Vera, quien afirma que hacer esto es una prioridad para el próximo mandatario de los sangileños, del que se espera sea capaz de asumir las responsabilidades del cargo.

Durán, por su parte, y estándo de acuerdo con Vera en la necesidad de implementar estas acciones, dijo que un proyecto de actualización catastral tiene un valor aproximado de $2.000 millones y que lo último que se hizo fue un trabajo de conservación catastral en 2021 que permitió la integración de 700 viviendas al listado del predial.

Sí, hay deudas

Una realidad innegable es que el próximo alcalde de San Gil deberá asumir gran parte del pago de las deudas existentes, correspondientes a los préstamos tramitados por Ariel Rojas ($7.000 millones), alcalde entre 2016 y 2019, y las de la atual admnistración de Hermes Ortiz Rodríguez ($6.000 millones); los dos para obras de infraestructura vial.

Luego de una refinanciación durante la pandemia, buscando reducir las tasas de interés, del primer préstamo se han cancelado $100 millones de capital. A final de este año, cuando el desembolso del segundo crédito se haya completado, el municipio tendrá una deuda de $12.600 millones.

Los préstamos se pagarán con los recursos de la sobretasa a la gasolina, que tienen una proyección este año de llegar a los $3.300 millones – con la expectativa de que el rubro siga creciendo – y además de los recursos que llegan del Sistema General de Participaciones, SGP, que se asignan para el pago de deuda, que en 2022 sumaron $574 millones y este año va en $453 millones.

A pesar de esto, la secretaria Durán asegura que San Gil sigue manteniendo una buena capacidad de endeudamiemiento porque, según el proceso hecho ante los bancos en los trámites del último crédito, al ente territorial le prestaban hasta $6.000 millones más, teniendo una liquidez que le asegura $4 pesos por cada peso adeudado. Según el marco fiscal de mediano plazo, el municipio está con semáforo en verde, teniendo en cuenta la ley 358 de 1997.

El punto crítico de los pagos se presentará entre 2026 y 2028 cuando las cuotas de los dos préstamos se crucen y prácticamente se tendrá que usar las dos bolsas para el pago de los mismos.

El experto consultado puntualizó que esta realidad radicaliza la necesidad de tomar medidas para aumentar los ingresos del municipio y que la cancelación de los préstamos no se convierta en una excusa para reducir la inversión en obras.

El empréstito de $7.000 millones terminará de pagarse a finales de 2028 y el de $6.000 millones antes de finalizar 2031.

Al final de este ejercicio quedan un par de reflexiones de la sabiduría popular: el que no conoce su historia está condenado a repetirla, y, el que sabe lo que debe, sabe lo que tiene. Tener las cifras claras del municipio al que esperan dirigir debe ser una responsabilidad de todos los candidatos, de quienes los sangileños esperan más propuestas serias y menos demagogia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Jorge Andrés Ríos

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad