miércoles 02 de diciembre de 2020 - 12:00 AM

¿Le abrieron las puertas a la privatización de Acuasan?

Hermes Ortiz Rodríguez, alcalde de San Gil, ha negado cualquier intención de privatizar la empresa y, por el contrario, aseguró que este es un ejercicio de fortalecimiento empresarial, que le permitirá a Acuasan recibir el cobro de alumbrado público y aumentar la prestación de sus servicios.
Escuchar este artículo

En una larga sesión, el Concejo de San Gil - con ocho votos a favor, tres en contra y dos ausentes - aprobó el proyecto de acuerdo 029 que faculta al alcalde y la junta directiva de Acuasan hacer la ampliación de la razón social de la empresa de servicios públicos y así se pueda hacer responsable del cobro, mantenimiento y ampliación del alumbrado público.

Hasta julio de 2022 la Electrificadora de Santander ESSA-EPM, cuando se vence el convenio existente, la empresa de energía seguirá con la administración del alumbrado público. En ese momento, entrará Acuasan a operar el nuevo servicio.

La discusión en este proyecto y que ocasionó un plantón del sindicato de trabadores de la empresa y otras representaciones civiles en las afueras de la alcaldía mientras se discutía la aprobación del documento, se centró en la posibilidad que se le abrió a la inversión privada.

Inicialmente, el artículo primero tenía un parágrafo único que permitía a la empresa hacer Asociaciones Público-Privadas (APP) para todas las actividades de la empresa (aseo, agua, alcantarillado y alumbrado público), pero tras las discusiones este fue modificado y se aprobó que el único renglón que podría hacer uso de esta figura será el de alumbrado público.

De acuerdo con el acta aprobada por la junta directiva de Acuasan, dicha participación privada no podrá superar el 30%.

A pesar de lograr el cambio en el parágrafo del artículo primero, el sinsabor de algunos evidente y la incertidumbre de lo que pueda suceder es muy alta.

Hermes Ortiz Rodríguez, alcalde de San Gil, ha negado cualquier intención de privatizar la empresa y, por el contrario, aseguró que este es un ejercicio de fortalecimiento empresarial, que le permitirá a Acuasan recibir el cobro de alumbrado público y aumentar la prestación de sus servicios.

A pesar de estar de acuerdo con la premisa del fortalecimiento empresarial asumiendo el nuevo reto, para el concejal Fabián Aguillón y la presidente de la seccional San Gil del sindicato Sintraemsdes, la posibilidad de establecer APP abre la puerta a que las empresas privadas empiecen a asumir el control de la empresa.

El alcalde dice que esto no va a pasar porque primero la participación será inferior al 50% y segundo, tal vez lo más importante, es que la junta seguirá siendo independiente.

Sin embargo, experiencias en otras ciudades del país hacen pensar que el riesgo es latente. Jorge Mario Cardona, asesor de Sintraemsdes y que vivió como líder sindical de las empresas públicas en Pereira, explicó como la empresa de comunicaciones de la capital de Risaralda terminó por completo como propiedad de inversionistas privados en un proceso de 20 años aproximadamente, luego que se permitiera la llegada de inversión en montos menores.

“Primero fue el 20%, luego 30%, después el 50% y el 70 (...) Cuando no hay dinero en caja se abre la puerta para que el privado ponga la plata y cuando pone la plata pone las condiciones y para garantizar el reporte de la inversión y las ganancias”, ejemplificó el asesor, preocupado porque lo mismo pueda suceder con la empresa pública sangileña.

Para el politólogo y abogado Gerardo Martínez, el tiempo ha demostrado que esta clase de decisiones son nefastas en las empresas de servicio públicos, aumentan la politiquería y la corrupción. “Los sindicatos, veedores, la comunidad en general tienen que estar muy vigilantes, no pueden aflojar en su labor”, sentenció.

Desde un primer momento de las gerencia de Acuasan y la alcaldía de San Gil se ha defendido la iniciativa como una necesidad de fortalecimiento y que dicha inversión solo llegará en caso de ser necesario, nunca perdiendo el control de las decisiones.

Al respecto, Ortiz destacó que en 2021 el estudio técnico y financiero para determinar, entre otras cosas, si se pueden bajar las tarifas y qué necesita la empresa para operar este servicio, será el que dictaminé si es necesario algún convenio.

Mientras tanto, se avanza en la estabilidad financiera. “Este año pagamos $1.800 millones y yo prometí sanear la empresa en año y medio (...) Con el alumbrado público vamos a hacer más competitiva a Acuasan”, resaltó el alcalde.

La llegada de posible inversión privada a Acuasan se definirá el otro año, Cardona insiste en que desde lo público se puede fortalecer la empresa sin necesidad de abrirle las puertas a personas y empresas que siempre van a ganar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad