miércoles 26 de enero de 2022 - 12:00 AM

Ojo, el verano pone en alerta el servicio de agua

En la provincia Guanentá, Aratoca ya declaró calamidad pública por la sequía, alertando a las autoridades departamentales sobre las dificultades que afrontan intentando hacer rendir con racionamientos en gran parte del casco urbano, carrotanques en otros sectores, así como en el sector rural.

Los 25 días sin lluvias de 2022 y los que ya venían de 2021 empiezan a generar problemas en el suministro de agua y preocupa a las autoridades sobre lo que puede pasar el resto del año.

En la provincia Guanentá, Aratoca ya declaró calamidad pública por la sequía, alertando a las autoridades departamentales sobre las dificultades que afrontan intentando hacer rendir con racionamientos en gran parte del casco urbano, carrotanques en otros sectores, así como en el sector rural.

En Vélez la calamidad pública se declaró la semana anterior y con carros llevan el agua a zonas periféricas y entidades públicas que lo requieran hasta donde no se alcanza por bombeo. Angélica Mateus, alcaldesa de la población, destacó que el año pasado se hicieron trabajos en la tubería de abducción de la red que trae el agua desde Bolívar, pero aún se presentan problemas y actualmente el sistema solo recibe 25 litros de los 40 litros por segundo que requiere.

En Barichara, los pedidos de agua por carrotanque aumentan y todos están pendientes de lo que suceda con el embalse la represa El Común, encargada de abastecer los acueductos de Barichara y Villanueva.

Nestor Álvarez Rodríguez, gerente de Acuascoop, organización comunitaria que se encarga de administrar dicha represa, indicó que por el momento y debido a las lluvias del año anterior, el servicio está garantizado durante enero. Sin embargo, en febrero empezarán a hacer racionamientos a los acueductos municipales, previendo que el verano se pueda extender y el nivel de agua de El Común empiece a bajar considerablemente.

Por ahora, la represa solo ha presentado una reducción de 70 cm en el caudal y la represa La Laja en jurisdicción de Aratoca y desde donde se surte El Común tiene una merma de 1,70 metros de los 6 que tiene como caudal máximo.

Después de un 2021 con tanta agua, era previsible un verano fuerte, dijo Luis Francisco Ruiz, gerente de la empresa de servicios públicos de San Gil, Acuasan, desde donde se le hace un llamado a la ciudadanía por ahorrar el agua en sus casas.

Aunque esa es una tarea de siempre, ahora es más urgente que cada persona lo haga, insiste el directivo. La capital de la provincia Guanentá aún no tiene problemas de escasez porque el nivel de agua de la quebrada Curití aún permite captar el agua suficiente. Sin embargo, si las lluvias no llegan en febrero como se espera, se podría tener problemas con el suministro.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad