sábado 04 de diciembre de 2021 - 12:00 AM

Paralizado proyecto de apoyo para certificación de empresas de turismo

Escuchar este artículo

El aparente estancamiento del proyecto para recertificación en normas sectoriales de 25 empresas de turismo de San Gil, Pinchote, Páramo y otras poblaciones de la provincia Guanentá ha generado posturas encontradas entre los empresarios beneficiarios del proyecto y el Instituto de Cultura y Turismo de San Gil.

La iniciativa que fue gestionada justamente por esta entidad y que se concretó gracias a la participación de Fontur, que aporta el 80% del valor del proyecto, la Cámara de Comercio de Bucaramanga con un 10% de inversión y el Instituto de Cultura y Turismo local con el 10% restante, había quedado en firme en octubre de este año cuando se firmó el convenio de ejecución.

El proyecto impulsado desde 2020 en el marco de la emergencia económica está actualmente paralizado y el próximo 6 de diciembre se espera una reunión entre las partes para aclarar la situación.

Desde el sector empresarial se habla de una falta de cumplimiento de la alcaldía de San Gil, que ya no tendría los recursos. Glomer Yesmith Gutiérrez Ramírez, una de las empresarias del sector, manifestó su preocupación porque se correría el riesgo de perder los recursos asignados por Fontur y esto generaría una gran afectación de las unidades de negocios.

Cada año las operadores y agencias de turismo deben cumplir una serie de requerimientos de funcionamiento como la certificación de las Normas Técnicas Sectoriales, NTS, que en los últimos dos años algunas no pudieron cumplir debido a la crisis económica generada por la pandemia.

La certificación en NTS cuesta alrededor de $2,5 millones por cada actividad. Es decir, que la actualización no se paga por empresa sino por el número de actividades prestadas. Entonces si una operadora ofrece servicio de canotaje, parapente o rappel, debe pagar una certificación por cada una.

La plata sí está

Lyda Forero Bernal, directora del Instituto de Cultura y Turismo de San Gil, desmintió la financiación del proyecto y aseguró que la asignación presupuestal está lista desde el primer semestre del año.

Los retrasos, según dijo la funcionaria, son responsabilidad del incumplimiento de los empresarios, quienes no han llevado los documentos que les fueron solicitados desde el pasado 12 de noviembre.

Forero explicó también que ya se le informó a Fontur la continuidad del proyecto en enero de 2022, garantizando la permanencia de la asignación de recursos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad