domingo 23 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Proyecto agrícola de la ONU en San Gil ya arroja resultados positivos

Menor uso de sustancias químicas en los cultivos y huertas sostenibles, son algunas de las ventajas que tienen ahora los agricultores de la provincia Guanentina, tras meses de trabajo dentro de una propuesta que hoy es ejemplo en América Latina.
Escuchar este artículo

Con aproximadamente cinco meses de aplicación, un proyecto agrícola apoyado por la Organización de las Naciones Unidas, ONU, que se ha implementado en tres municipios de la provincia Guanentina, ya deja resultados positivos.

Según los expertos, el trabajo ha reducido los tóxicos en cultivos y un aprovechamiento significativo del agua en esta época de verano.

El proyecto, calificado como un ejemplo para América Latina, es modelo a seguir en países como México por su interés en educar al agricultor en buenas prácticas favorables con el medio ambiente, mediante herramientas orgánicas, suministro y ahorro de agua, apicultura, compostaje, abonos orgánicos, café orgánico, entre otros. Hasta el momento, las familias involucradas han establecido huertos orgánicos, lo que ha contribuido a que el campesino tenga alimento seguro en su propio terreno. Otras familias han aprovechado la cereza del café como abono orgánico.

El representante de la Empresa Orgánica Integradora de Servicios Ambientales de México, Odín Orduz, explicó que el seguimiento se hace de la mano del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, así como de los pobladores rurales.

“Ya tenemos reservorios de agua, sistemas de riego eficientes, sistema compacto de producción de hortalizas y además hemos integrado a estudiantes a que investiguen el desarrollo del plan”, describió.

Orduz, de nacionalidad mexicana, indicó que en su país el apoyo al agricultor es muy limitado, por no decir nulo. “Ojalá implementan algo así en México. Esto es realmente algo innovador”, anotó.

Por su parte, Coomultagro se ha convertido en la cooperativa sangileña que ha apoyado el sector agropecuario y que desde el 2019 hizo una alianza con la ONU para el desarrollo del proyecto en esta región.

“Hemos trabajado en el montaje de las parcelas demostrativas y con las siete medidas encaminadas a la protección de recursos naturales y adaptación al medio ambiente. Los campesinos a veces no tienen la información suficiente para dar respuesta a sus propias necesidades. El año pasado, por ejemplo, muchos agricultores perdieron su cosecha de fríjol; hoy no tienen cómo responder a sus créditos, no hay incentivos y tienen dudas de cómo recuperar sus pérdidas. Es necesario transferir tecnología a la actividad agropecuaria y promover nuevas prácticas que lleven al fortalecimiento en el sector rural”, expuso Luis Eduardo Figueroa, gerente de Coomultagro.

Añadió que el último informe de la zona arrojó resultados positivos con una reducción del 70% en agrotóxicos, es decir menos uso de sustancias químicas tóxicas utilizados en la agricultura para matar insectos, malezas, hongos que afecten cultivos, entre otros. Y los sistemas de riego aprovecharon más del 60% el agua.

Dentro de las ayudas al sector agropecuario, en Curití los estudiantes han hecho alianzas en su educación financiera. La cultura del ahorro y proyectarse a futuro son algunas de las metas para los directivos, docentes y padres de familia.

Por medio de un programa de ahorro, los jóvenes podrán estudiar y a su vez programar sus inversiones para proyectos futuros, especialmente en el sector rural.

título recuadro
xxxxx
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad