sábado 19 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Proyecto de Unisangil gana el primer lugar

La propuesta de los docentes logró destacarse entre un total de 40 proyectos investigativos que se presentaron a la convocatoria Innóvate 2020, liderada por Ecopetrol y Unired.
Escuchar este artículo

Un grupo de investigadores de la Fundación Universitaria de San Gil, Unisangil, ocupó el primer puesto en el concurso Innóvate 2020 organizado por Ecopetrol y Unired.

La propuesta de los docentes logró destacarse entre un total de 40 proyectos que se presentaron a la convocatoria. Wilson Gamboa Contreras, director de investigación de la universidad, destacó el triunfo obtenido, especialmente porque se trató de un trabajo conjunto entre los líderes de dos grupos de investigación de la universidad, especialistas en electrónica y medio ambiente.

‘Desarrollo de un dispositivo para la detección rápida de indicadores de contaminación microbiológica en el agua mediante la utilización de celdas de combustible microbianas’, fue el nombre del proyecto que estuvo liderado por el docente Sergio Andrés Peña Perea.

Gamboa explicó que la convocatoria Innóvate premia la implementación de conceptos como la tecnología, la ciencia y la innovación en el medio ambiente y la sociedad, dando soluciones a las problemáticas identificadas en las poblaciones en donde Ecopetrol tiene áreas de influencia.

En este caso, la propuesta de Unisangil obtuvo gran puntuación en dos de los criterios establecidos: generar soluciones integrales para poblaciones rurales de Puerto Wilches que contribuyeran al mejoramiento de factores determinantes de la salud y la creación de tecnologías confiables y de fácil uso para el monitoreo del medio ambiente.

Un proyecto con impacto social

El equipo de trabajo compuesto por Wilmar Botello y Milton Muñoz, liderados por Peña, logró proyectar la creación de un dispositivo que permitirá medir en tiempo real la calidad del agua en los ríos, haciendo un análisis microscópico de los agentes generadores de enfermedades.

Para proyectar este dispositivo, los expertos aplicaron el principio de funcionamiento de una celda de combustible microbiana, creando un dispositivo 20 veces más pequeño que el original. Con este avance, un análisis microbiológico de los agentes patógenos se hará en tiempo real y no en 48 horas, como sucede actualmente, tomando en cuenta el tiempo que lleva tomar la prueba, llevarla al laboratorio y hacer el análisis.

A partir de ahora, con los $55 millones de premio recibidos, Peña y su equipo tendrán nueve meses de trabajo para desarrollar el dispositivo, con la ayuda de los estudiantes de los grupos de investigación.

El proyecto espera ser de largo alcance y con el tiempo transformarse en una opción para hacer seguimiento a otras fuentes de agua, como las del río Fonce, en donde Unisangil trabaja en varios proyectos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad