viernes 15 de enero de 2021 - 12:00 AM

Proyecto del hospital obligaría mover tubo principal del acueducto

El dinero sería uno de los principales inconvenientes, porque Acuasan ni la alcaldía de San Gil tendrían recursos. Sin embargo, desde la Secretaría de Infraestructura existiría el compromiso para ayudar a encontrar una solución.
Escuchar este artículo

Más del 50% de los barrios sangileños se quedaron ayer sin agua por cuenta de una avería en el tubo conocido como Línea Santander, el más importante en la red de distribución del acueducto local y que pasa por debajo del lote del Hospital Regional de San Gil, en donde actualmente se adelantan los trabajos de pilotaje de la nueva estructura.

La causa del rompimiento fue una sola: El paso de los vehículos de carga sobre el terreno donde está ubicada parte de esta vieja tubería de asbesto, que tiene más de 60 años de existencia.

El accidente es el primero desde que las labores reiniciaron en forma esta semana y no será el último. Jorge Delgado, uno de los responsables del proyecto, explicó que por el tipo de trabajo que se va a desarrollar la tubería se va a seguir viendo afectada.

Aunque por su ubicación la línea Santander no afectará la construcción de la estructura de dos pisos del hospital, si generaría problemas en lo que serían las vías perimetrales, con el agravante de que ante cualquier avería luego de terminada la obra tocaría dañar lo ya construido para resolver el inconveniente.

Recientemente, sin que hubiese trabajos de construcción en el lugar, la línea presentó una fuga y se necesitó maquinaria amarilla para encontrar el lugar de la afectación.

El dilema del tubo no es nuevo en el proyecto. En septiembre de 2020, durante la reunión concertada por la Contraloría General de la Nación, en el marco del programa ‘Compromiso Colombia’, uno de los puntos álgidos entre la alcaldía de San Gil y el vocero del Ministerio de Salud fue la posible necesidad de correr la línea de agua.

Después de varios meses y otras reuniones, la incertidumbre continúa, pero lo más seguro es que se tenga que modificar el trazado de la Línea Santander. Para verificar si efectivamente es necesario, el Hospital Regional de San Gil está en proceso de contratación de una consultoría que determinaría el procedimiento a seguir y cuánto costaría.

El dinero sería uno de los principales inconvenientes, porque ni Acuasan ni la alcaldía de San Gil tendrían recursos. Horbes Buitrago Mateus, gerente de la entidad de salud, indicó que los resultados del proyecto serán entregados a la administración municipal para que inicien el proceso de consecución de recursos, si así es el caso.

En este proceso es importante recordar que ante la insistencia de este medio en el tema, René Rodríguez Cancino, secretario de Infraestructura de la Gobernación de Santander, ha manifestado en varias ocasiones en acompañar a la administración local en buscar una solución si se requiere.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad