sábado 28 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

¿Qué va a pasar con los 30.000 usuarios de Medimás?

Desde el primero de diciembre próximo, todos los usuarios de Medimás serán responsabilidad de otras EPS y por lo tanto ya no serán atendidos en la Clínica Santa Cruz de la Loma.
Escuchar este artículo

El traslado de 30.000 pacientes de Medimás en San Gil a otras EPS sigue generando preocupación entre la comunidad.

Ayer, frente a la Alcaldía del municipio, un grupo de trabajadores de la Clínica Santa Cruz de la Loma, usuarios de esta entidad y algunos miembros de la comunidad, pedían a las autoridades locales gestionar una solución para evitar un posible colapso de los servicios del salud en el municipio, que quedarían dependiendo en gran medida del Hospital Regional de San Gil.

Desde el primero de diciembre próximo todos los usuarios de Medimás serán responsabilidad de otras EPS y por lo tanto ya no serán atendidos en la Clínica Santa Cruz de la Loma, que tenía en el convenio con Medimás su principal fuente de ingresos: el 90%. Sin la existencia de contratos con otra EPS.

Más allá de la incapacidad hasta ahora de esta clínica privada de establecer un vínculo contractual con otras de las Empresas Prestadoras de Salud en el municipio, la gran preocupación de todos es si el Hospital Regional de San Gil estará en capacidad de atender a toda la población.

Los afectados, entre ellos cerca de 200 empleados de la clínica, pedían con arengas y pancartas, que las EPS contrataran servicios con la clínica, algo que durante años ha sido imposible, dijo Sonia Liliana Quintero Jerez, gerente de la empresa de salud privada, entendiendo que es un ejercicio de libre comercio en el que nadie está obligado a contratar con nadie. “En diciembre seguiremos con nuestros servicios”, dijo la directiva.

Ahora, frente al tema de los usuarios, Margarita Lucía Vega Roberto, subsecretaria de Salud de San Gil, dijo que están a la espera del listado de traslado de pacientes para saber como queda conformada la prestación del servicio del municipio.

“Debemos mirar que dentro de los 30.000 usuarios puede haber persona zonificadas en otros municipios o puede que se dé la llegada de nuevas EPS. Hay que esperar y lo que se tiene presupuestado es que el mayor número de usuario los recibirán la Nueva EPS y Sanitas”, dijo la funcionaria.

Para el concejal Fabián Aguillón, más allá de las relaciones comerciales que se puedan dar o no entre la clínica y las EPS, el problema en este caso es que el Hospital Regional de San Gil no estaría en capacidad de atender a toda la población dada las deficiencias en la infraestructura y la inmediatez de este cambio que hace imposible tener algún tipo de planeación.

“Esta es una de las consecuencias de la ley 100 con la tercerización de los servicios de salud y ver la atención como un negocio”, dijo Aguillón.

El cierre de Medimás en Santander fue ordenado por la Superintendencia de Salud.

El Hospital se prepara

Desde la gerencia del Hospital Regional de San Gil entienden que el traslado de los pacientes de Medimás a las otras EPS sugiere un aumento de la demanda de servicios.

En consulta externa, por ejemplo, las directivas prevén un incremento del 320% en las citas. Horbes Buitrago Mateus, gerente de la entidad, indicó que se está trabajando en estrategias que incluyen el aumento de personal, aumento de horarios y otros ajustes, buscando aumentar la capacidad de atención, que debería variar a partir del próximo primero de diciembre.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad