miércoles 28 de septiembre de 2022 - 12:00 AM

San Gil, algo más que aventura

Más de dos décadas lleva San Gil consolidándose como el principal destino de deportes de aventura de Santander y uno de los más importantes del país.

Pocos ignoran que el rafting fue el motor del desarrollo turístico de San Gil y luego de la provincia de Guanentá, en general. Eso ya hace más de 20 años. Después, llegaron actividades como torrentismo, parapente, espeleología, canoping y rápel, entre otras, todas relacionadas con el turismo de aventura.

En ese panorama, uno de los retos identificados, especialmente en los últimos años, es la necesidad de innovar y brindar nuevas experiencias a los clientes para que la llamada ‘Capital turística de Santander’ siga siendo atractiva a los turistas, entendiendo que de a poco los pueblos de la provincia vienen creciendo también en una oferta similar. Esa fue una de las conclusiones que dejó la celebración del Día Mundial del Turismo y que, vale aclarar, no es nueva.

Una de las mayores preocupaciones es que de seguir compitiendo con la misma oferta, estableciendo precios bajos para llamar clientes y sin posicionar nuevos espacios para turistas que busquen otras experiencias, se corre el riesgo de convertir a San Gil en un destino barato en el que las personas lleguen solo a dormir, reflexionó Eliana Peñaloza, empresaria y quien trabaja además en la generación de nuevas rutas de turismo.

Peñaloza reconoce que hay un trabajo muy importante que se viene haciendo por parte de algunos empresarios del sector de aventura, pero a eso hay que integrarle espacios en donde se aproveche la historia, la cultura y la naturaleza. “Esa no es una tarea fácil porque hay que montar los guiones, formar a los guías y convencer a la gente que hay algo más para hacer en el municipio”, aseguró.

Desde el Instituto de Cultura y Turismo de San Gil, se habla de la necesidad de ‘repensar la oferta turística’ como una urgencia, dada la necesidad de diversificar el portafolio de servicios turísticos y evolucionar para dejar de ser un destino de temporadas de vacaciones y fines de semana con puente festivo.

Lida Forero Bernal, directora de ese despacho, destacó que se vienen dando pasos como la creación de la ‘Galería a cielo abierto’ camino al mirador de La Gruta o la elaboración del inventario de aves del parque Gallineral, que sirve para jalonar el avistamiento en el municipio.

De visita en Mogotes para hablar de la transformación de la también llamada ‘industria sin chimeneas’, Gilberto Amorocho, arquitecto y coordinador del Comité Colombiano de Caminos Ancestrales y Montañas, expresó que el turismo de la región debe dar un giro hacia el reconocimiento y valoración del territorio: Defendiendo la arquitectura, los ecosistemas, las costumbres culturales, el arte y la gastronomía.

El reconocido caminante dijo que hacer turismo no se trata solo de llegar a un sitio a comer o dormir; por el contrario, es una actividad integral en donde la salud física y mental de los visitantes debe ser el objetivo principal.

Para Celmira Pereira Franco, gestora cultural, lo más importante en todo este proceso de reinvención es que las personas que viven en los territorios valoren el patrimonio cultural y natural.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad