domingo 22 de enero de 2023 - 12:00 AM

San Gil declaró emergencia sanitaria

La medida busca permitir que un operador reciba los desechos que se están generando y que no pueden ser llevados a los rellenos sanitarios de la vereda El Cucharo, por el bloqueo de la vía.

En la mañana de ayer en cerca de 30 municipios de Santander, la mayoría de ellos de las provincias de la zona sur del departamento, la principal preocupación era la acumulación de basuras, que empezaron a represarse por la imposibilidad de llevarlas hasta los rellenos sanitarios ubicados en la vereda El Cucharo, entre San Gil y Cabrera.

La vía entre estos dos municipios cumplía su segundo día de bloqueo por los pobladores de la zona rural de los dos municipios, quienes exigen desde hace muchos años la pavimentación del trayecto y el control a las licencias ambientales de los rellenos.

Ante la consigna de los manifestantes de no levantar el paro hasta que el Gobernador de Santander, Mauricio Aguilar, se pressente para dialogar con ellos y garantizarles el arreglo vial, autoridades locales y empresas de servicios empezaban a buscar qué hacer con los residuos.

Solo de San Gil, por ejemplo, ya estaban las basuras de un día acumuladas, es decir 40 toneladas, dentro de los compactadores de la empresa de servicios públicos, Acuasan, esperando por un destino final.

A la espera de un resultado positivo de la reunión programada para la tarde de ayer, Leonel Quiroz Pinto, gerente de la compañía, confirmó que estaban buscando en dónde depositar las basuras, porque si la protesta continuaba tenían que buscar un destino final para los desechos.

En la misma tónica estaba Nelson Correa Lizarazo, director comercial y operativo Eco San Gil, empresa que llevaba trabajando en la recolección de reciclaje y orgánicos y ahora entró de lleno a competir en el negocio de las basuras en el municipio. El funcionario explicó que se activó el plan de contingencia para garantizar la prestación, del servicio, pero indudablemente si el problema continúa se tendría que pensar en alquilar compactadores y un relleno, siendo el de Tunja la alternativa más cercana.

En medio de la crisis, ayer en un Puesto de Mando Unificado, PMU, la alcaldía de San Gil decidió declarar la emergencia sanitaria para de esta manera lograr que un operador reciba los desechos que se están generando en el municipio.

En donde ayer ya estaba suspendido el servicio porque el vehículo recolector de basura ya se había llenado era en Barichara. Alfonso Rodríguez Patiño, alcalde local, explicó que en medio de la incertidumbre, la empresa de servicios públicos oficial estaba buscando una alternativa para disponer de las 8 toneladas que se recogen diariamente.

El taponamiento de la vía entre San Gil y Cabrera evita que los carros contenedores de basuras lleguen hasta los rellenos sanitarios de Empsacol, Acuasan y la planta de tratamiento de Eco San Gil. Jonathan Vesga, gerente de Empsacol, relleno que diariamente recibe hasta 70 toneladas de basuras de cerca de 30 municipios del departamento, lamentó la situación y explicó que en este caso cada empresa recolectora o municipio deben activar su plan de contingencia.

Al cierre de esta edición se realizaba una reunión con autoridades departamentales y funcionarios del ministerio público, para llegar a compromisos que permitan levantar el bloqueo de la vía a los rellenos sanitarios.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad