domingo 19 de junio de 2022 - 12:00 AM

Se venció un nuevo plazo

El 24 de mayo era la fecha establecida en el cronograma para la terminación de la primera fase.

Muy temprano, a las 8:00 de la mañana los miembros de las veedurías de San Gil llegaron hasta el lugar donde se desarrolla la reconstrucción de la sede principal del Hospital Regional de San Gil, a buscar respuestas que aún esperan. Ese día se vencía el plazo de un mes dado para la suspensión de la obra que habían acordado la empresa contratista y la Gobernación de Santander.

Nadie los atendió. Sentados en la cafetería ubicada frente a la obra, Ramiro Wandurraga y Helí Guevara, voceros de estas organizaciones ciudadanas, esperaron gran parte de la mañana, decepcionados por lo que estaba aconteciendo una vez más con el proyecto.

Que los trabajadores aún no regresaran a sus labores y la obra parezca más una escena de una película del fin del mundo sin nadie alrededor solo significa que los acuerdos no se cumplieron, dijo Guevara, haciendo referencia al acta de suspensión del 16 de mayo de 2022 y que, vale destacar, la interventoría se negó a firmar. Es decir, que fue un acuerdo solo entre la contratista (Unión Temporal AS) y el contratante (Gobernación de Santander).

Para que los obreros regresaran a labores se necesitaba que la Gobernación de Santander se pusiera al día con las cuatro facturas del año pendientes por pagar a la empresa constructora Unión Temporal AS y que además las dos partes llegaran a un acuerdo en el ajuste de precios de imprevistos solicitado por la contratista debido a temas como la inflación, el aumento de los costos de importaciones y las parálisis que ha tenido el proyecto, especialmente la que duró más de un año por las falencias en los estudios de suelos.

Jorge Delgado, ingeniero director de la obra, explicó que aunque se han reunido en múltiples ocasiones con el equipo del ente departamental aún quedaban cosas pendientes por definir, por lo que era muy difícil pensar que la obra se reiniciará en la semana que acaba.

Guevara dijo que la comunidad sangileña necesita una explicación detallada de la razón de las demoras, porque hace un mes justamente se les dijo que se iba a agilizar todo el tema en la Asamblea de Santander para el pago de las facturas por cerca de $2.000 millones y aún no pasa nada.

René Rodríguez Cancino, secretario de Infraestructura de Santander, aseveró días antes del cumplimiento de la fecha, que se venía trabajando de forma acelerada para lograr los acuerdos correspondientes. Sin embargo, el funcionario no descartó que se requiriera una prórroga a la suspensión del contrato, aunque esta no debería ser muy larga.

Sobre este tema y que en este punto pareciera ser el más importante, este medio pudo confirmar que se aprobó un mes más de plazo a la suspensión, es decir, que el próximo 16 de julio la obra arrancaría de nuevo.

Para esa fecha, además de los temas financieros, las autoridades deberán entregar el nuevo cronograma, puesto que la primera fase del proyecto, según el aplazamiento aprobado en noviembre del año pasado, debería haber terminado el pasado 24 de mayo y hasta ahora el avance es del 62%, por lo que se requerirían por lo menos tres o cuatro meses de trabajos.

AUTORIDADES
Mauricio Aguilar, gobernador de Santander, cuya administración aseguró $25.000 millones, recordó que a su llegada al cargo el proyecto estaba prácticamente siniestrado y se han esforzado por sacarlo adelante.
El mandatario expresó que su idea sigue en terminar finalizada la nueva infraestructura, pero que de no ser así, se esforzarán en terminar primero la fase 1 y dejar muy avanzada la fase 2 y 3.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad