domingo 14 de mayo de 2023 - 12:00 AM

Siguen los problemas y retrasos en obras de la variante de San Gil

Los recursos no alcanzan para terminarla y las obras hasta ahora desarrolladas corren el riesgo de quedar incomunicadas de las vías nacionales.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

Cuatro proyectos de infraestructura vial de gran impacto se desarrollan actualmente en el sur de Santander, todos en la provincia Guanentá. De ellos, el que está en una línea roja por el riesgo de convertirse en el mayor elefante blanco de la historia reciente es la Variante de San Gil.

Así se evidenció en el informe anual entregado por la Veeduría que desarrolla la Cámara de Comercio Bucaramanga, entidad que también vigila los recién contratados trayectos viales entre Barichara y Zapatoca, Mogotes – San Joaquín, además de la vía entre Duitama – Charalá – San Gil, que ya está andando.

La variante tiene múltiples problemas y el más preocupante es que los recursos no alcanzan para terminarla y las obras hasta ahora desarrolladas corren el riesgo de quedar incomunicadas de las vías nacionales.

El sonado y exigido proyecto fue asignado a la empresa Concay SA, con un presupuesto de $173.000 millones, y el objetivo de construir 9,6 kilómetros de vía, un puente y un viaducto.

Luego de diferentes problemas, retrasos en la obra y una sanción al contratista, la fecha de entrega recibió un aplazamiento de 11 meses, tiempo que terminará en diciembre de este año, sin tener claridad cuál será el alcance real del mismo.

En el marco del nuevo cronograma –porque claramente el planteado inicialmente no se cumplió–, los avances de ejecución son apenas del 40,7 % con el 87 % del tiempo transcurrido, dijo Marcela Guadrón, profesional de la entidad cameral responsable de hacer el seguimiento al proyecto.

Los puntos preocupantes

Hay dos aspectos que llaman especialmente la atención de la entidad cameral. Uno es que los 3,8 kilómetros intervenidos hasta el momento, comprendidos entre San Gil y Pinchote, corren el riesgo de quedar aislados de la vía nacional que conecta con Bogotá y de la vía a Barichara, puntualizó Guadrón. Es decir, que este tramo está en medio de las montañas aislado de todo y el puente y el viaducto en construcción quedarían sin ninguna funcionalidad.

Además de la lenta ejecución por parte del contratista, que ha sido un factor determinante, son varias las razones que tienen el proyecto en este dilema. Uno de ellos es que los $20.000 millones disponibles para compra predial, gastos ambientales y sociales, se acabaron y apenas se pudieron comprar 51 predios de los 219 previstos.

Teniendo en cuenta que algunos de esos predios están en la zona en construcción, los alcaldes de Pinchote, Barichara, Cabrera y San Gil le han solicitado al Invías permitir usar parte de los recursos disponibles para continuar con esta compra de terrenos y así dejar por lo menos la obra conectada con las vías existentes.

A diferencia de lo que sucede en otros proyectos del país en donde la plata literalmente se desparece, este no parece ser el caso. Actualmente hay 81.000 millones por ejecutar, que representan el 46,8 % del presupuesto.

Que la terminen toda

A la expectativa de que el Gobierno Nacional y específicamente el Instituto nacional de Vìas defina cuántos recursos se requieren para ejecutar el proyecto al 100%, los alcaldes se inclinaron algunos meses por pedir que los 3,8 kilómetros intervenidos quedarán funcionales, es decir, conectados.

Sin embargo, es claro que esto no ayudaría en nada a solucionar el problema de raíz por el que fue planteada la variante y es evitar que el tráfico pesado siga atravesando la vía nacional – entrando a San Gil – generando lamentables accidentes viales. El alcalde Hermes Ortiz Rodríguez expresó que lo importante es lograr que el proyecto se termine para que tenga un verdadero impacto.

“Sacar parte del proyecto adelante no es el objetivo principal, el objetivo es que el tráfico no entre a San Gil”, dijo Orlando Enrique Pedroza, director de compromiso público empresarial e infraestructura de la Cámara de Comercio, afirmando esta idea de todos de una variante completa, no a medias.

La pregunta es de dónde va a salir la plata, porque lo único claro es que lo existente no alcanza y el Invías, sobre quien recae la responsabilidad, no se ha pronunciado sobre el tema.

Cuatro proyectos de infraestructura vial de gran impacto se desarrollan actualmente en el sur de Santander, todos en la provincia Guanentá. De ellos, el que está en una línea roja por el riesgo de convertirse en el mayor elefante blanco de la historia reciente es la Variante de San Gil.

Así se evidenció en el informe anual entregado por la Veeduría que desarrolla la Cámara de Comercio...

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad