viernes 14 de enero de 2022 - 5:29 PM

Crece la preocupación por envenenamiento de perros y gatos en municipios de Santander

Otro caso de envenenamiento fue denunciado en el departamento, que en esta ocasión ha alertado a los habitantes del municipio de Aratoca. Animalistas advierten que la problemática también se ha visto en Vélez, Gámbita y Betulia.

El envenenamiento de mascotas ha sido un tema que ha consternado a habitantes de diferentes municipios de Santander, pues se desconoce quiénes son los autores de estos hechos.

En redes sociales se dio a conocer un caso reciente que tuvo lugar en Aratoca, precisamente en el barrio Brisas del Chicamocha, a la altura del restaurante Chiflas. En anonimato, una persona denunció que su perra de nueve meses, indefensa, fue víctima de este maltrato el pasado 10 de enero a las 3:00 p.m.

Allí agregó: “A mis vecinos también les han envenenado los perros y gatos. Me afectó demasiado saber que mi perrita inocente cayera en manos de esas personas sin corazón”.

La activista María Alejandra Prada indicó que esto es algo común en los municipios y que solo se dan a conocer a través de redes sociales, y que a pesar de esto, las administraciones no han dado declaraciones públicas sobre dicha problemática.

Sin embargo, Vanguardia se comunicó con la alcaldesa Mónica Avellaneda, quien sostuvo que “se indagó y en ninguna de las instituciones oficiales de Aratoca se tiene conocimiento de dicha situación. No se ha informado a la Secretaría de Salud, Inspección y Personería de algo al respecto.”

Por ello, las autoridades locales indagarán el tema para lograr una información oficial.

Ante esto, animalistas hacen un llamado a las autoridades para que ayuden a esclarecer quiénes son los responsables.

Falta pedagogía en las provincias

Prada afirmó que en los municipios y veredas se desconocen las sanciones y penas que hay tras el maltrato animal. “Por eso a muchos se les hace fácil matar un animalito y otros tampoco hacen las denuncias”. Esto se debería, según ella, a que en estos sectores hay poca apropiación del bienestar animal.

Recuerde que estos abusos están consignados en el Código Penal de Colombia, precisamente en el Artículo 339A. “El que, por cualquier medio o procedimiento maltrate a un animal doméstico, amansado, silvestre vertebrado o exótico vertebrado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud o integridad física, incurrirá en pena de prisión de doce (12) a treinta y seis (36) meses, e inhabilidad especial de uno (1) a tres (3) años para el ejercicio de profesión, oficio, comercio o tenencia que tenga relación con los animales y multa de cinco (5) a sesenta (60) salarios mínimos mensuales legales vigentes.”

Lea: Dos lagartos nativos del Medio Oriente fueron decomisados tras ser enviados por encomienda

Más casos en las regiones

Por medio de redes sociales, Gustavo Pinilla Gómez, residente del municipio de Betulia en Santander, denuncio el asesinato de dos perros en el municipio.

"Esta es una situación de inmoralidad que no puede seguir sucediendo en una población como la “Niña Blanca”. Esperemos que las autoridades adelanten las acciones para dar con quienes envenenan y matan cobardemente a estos animalitos", escribió en la publicación que acompañó con la cruel escena de perritos envenenados.

En este municipio es frecuente que se den los casos, dicen los habitantes. Los perros que deambulan por las calles suelen ser envenenados para ‘solucionar el problema’ de su falta de hogar, pues en muchas ocasiones también son abandonados por las personas.

Han sido más de 40 animalitos envenenados en los últimos años en Betulia. Lea más información aquí.

María Alejandra Prada denunció también un caso que ocurre en Gámbita, en el que unos cachorros están en riesgo de ser sacrificados al no tener dueños. Animalistas del municipio los han resguardado hasta que puedan ser trasladados a Bucaramanga para buscarles un hogar.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad