miércoles 16 de octubre de 2013 - 9:39 AM

“El universo es grande y apenas empezamos a salir de casa”

Esta exastronauta vino a Bucaramanga a contar su experiencia. Recordó misiones como la del transbordador Atlantis y la llegada a la Estación Espacial Rusa Mir, cuando por primera vez los dos países se unieron en una misma tripulación. Aseguró que muchos proyectos de ir al espacio se han abortado a causa de intereses políticos.
Escuchar este artículo

En otras oportunidades, frente a los lentes de las cámaras y los micrófonos que la seguían, la exastronauta de la NASA Ellen Baker comentó que no regresaría al espacio, pues su labor estaba en la Tierra, lejos de la agencia espacial del gobierno norteamericano, impulsando la investigación y a las nuevas generaciones de científicos.

Pero en su visita a Bucaramanga, en medio de recuerdos, risas y comentarios sarcásticos, la californiana dijo que sí le gustaría volver a lucir el casco y el traje blanco de 100 kilogramos, caminar en el espacio durante las siete horas que les son permitidas, dormir en un slepping bag, casi flotando, –pegada con un velcro para no volar dentro de la nave– y recorrer de pie o de cabeza una nave mientras se ejercita. 

Le gustaría ver lejos de la órbita terrestre las luces de la ciudad que habita –Nueva York–, las curvas del río Nilo y las imponentes pirámides de Egipto. Apreciar las tormentas de arena, los picos nevados de la cordillera chilena y las auroras boreales del Polo Norte.  

En un conversatorio programado por Unired, frente a un auditorio de académicos y estudiantes, Ellen Baker se embarcó en el viaje de la historia de su vida y aterrizó en Bucaramanga.

Esta mujer que poco sonríe, pero que sorprende por su conocimiento, su pausa al hablar y buen sentido del humor, estuvo 686 horas en el espacio, durante tres viajes. Hizo parte de la misión que lanzó el trasbordador Atlantis en 1989 y trabajó en la operación que puso en órbita el Galileo, una nave dirigida a Júpiter también en la década de los ochenta y que llegó a este astro seis años después, con mucho éxito. También vivió la experiencia de acoplar el Atlantis a la estación espacial rusa_MIR, hace 18 años, de cuya experiencia recuerda la difícil etapa junto a los astronautas rusos.

Comentó que en un día, en el interior de una nave, se pueden apreciar 16 amaneceres y puestas de Sol, que es confuso saber si es de día o de noche, que existen más de tres mil galaxias y que cada una tiene 300 millones de estrellas. “El universo es muy grande y apenas se ha empezado a salir de él” dijo y afirmó que  la NASA debe explicarle al mundo cuáles son sus nuevas estrategias de exploración espacial y que gobiernos como el de su país deben invertir más en investigación, pues décadas atrás se habló de crear una estación en la Luna para explorar otros mundos y todo se ha quedado en el camino, debido a intereses políticos.

Sus respuesta

¿Cómo se preparó para ir al espacio?

Uno se prepara entre uno y dos años. Para la Estación Espacial es de dos a cuatro años. Lo más difícil de la preparación fue tolerar a los rusos. En eso me demoré casi 10 años (risas). Es importante hacer ejercicio para mantener la salud y la fuerza en los músculos, los huesos y el corazón. Sin gravedad, los músculos y los huesos de vuelven débiles. Se pude estar bien cuando se está en el espacio, pero cuando se regresa a la Tierra es posible que se presenten problemas de salud. En misiones largas los astronautas deben hacer al menos dos horas de ejercicio diario.

 En la estación espacial no hay una sala de emergencias, porque el astronauta nunca se enferma.

¿Cómo se coordina el trabajo y el descanso en la estación?

En la Tierra la luz nos dice cuándo dormir y cuándo despertarnos. Es difícil. Los astronautas están programados para dormir ocho horas y trabajar 16.

Como médico, ¿cuáles son los principales riesgos que afronta la salud de un astronauta?

El problema es la radiación por la larga exposición al espacio. En general, las misiones duran seis meses, que es lo que el cuerpo puede soportar y no sufre tanto daño. Cuando se vuela alrededor de la Tierra, la atmósfera lo protege a uno de la radiación interestelar. Por eso es que un viaje a Marte se hace tan difícil, porque no se tendría la capa protectora de la Tierra  y estaría expuesto a mucha radiación. Claro que si se tiene 30 millones de dólares, se puede volar con los rusos. Han existido seis turistas espaciales que han viajado por 10 días.

¿Existe otra vida distinta a la humana fuera de la Tierra?

Probablemente exista vida microbiana, pero vida animal como la nuestra, no sé. Hay muchas estrellas y millones y millones de planeta.

¿Por qué no se han vuelto a realizar exploraciones en la Luna?

Antes de que el Presidente Barack Obama llegara al poder, la NASA tenía un programa lunar; se consiguió el cohete y se hicieron las pruebas. Todas esas pruebas eran enfocadas en ir a la Luna y luego a Marte. La Luna está a tres días de camino y lo lógico es usarla como laboratorio para saber qué se tendría que hacer en otro planeta. El programa se llamaba ‘Constelación’ y se canceló. Es muy duro saber que trabajas en un proyecto durante muchos años, que llega un político que cambian cada cuatro años y que cambian las reglas del juego. No sé en qué vaya a terminar esto.

¿El Gobierno de su país invierte en el espacio suficientes recursos o los aportes son limitados?

Siempre hacemos lo mejor para invertir en ciencia, pero sabemos que se necesita más.

¿Qué podría pasar con los trasbordadores?

No estoy segura. Algunas empresas privadas están llevando carga al espacio. Ahora la Nasa le está pagando 60 millones de dólares a la Estación Espacial rusa Roscosmos por llevar a un solo astronauta hasta esa estación espacial internacional.

¿En el espacio se hace más investigación científica o militar?

La parte militar fue tratada al principio, pero ahora lo que más se hace es ciencia, porque es lo que nos une. El programa militar tiene su propio acceso al espacio y no necesitan de la NASA. Los astronautas de la NASA hacen solo investigación científica.

Se habla de la privatización de la estación espacial, ¿es eso cierto?

No es que se privatice, sino que algunas empresas privadas se están encargando de llevar carga a la estación. Es bueno que más personas tengan acceso al espacio, pero es bueno que la NASA se enfoque y aclare cuál es el próximo paso en la exploración espacial.

Organizaciones hablan sobre viajar a Marte para el 2023 y que cualquier persona puede ir a ese planeta sin ser astronauta. ¿Es esto posible?

No compraría un tiquete.

¿Cómo se ve la Tierra desde una nave?

El espacio es más limpio. La Tierra es bella y tranquila. La atmósfera es muy delgada. A los astronautas nos gusta mucho fotografiarla.

¿Volvería al espacio?

Sí, pero no es posible. Estoy vieja y ya no trabajo en la NASA. No tengo 30 millones de dólares para pagarles a los rusos y que me lleven.

¿Qué hace en este momento?

Recorro el mundo, presento conferencias, hablo de mi experiencia y realizo consultorías en medicina aeroespacial.

 Los viajes de Baker

* Misión Atlantis STS-34: Despegó el 18 de octubre de 1989 y regresó el día 23 de ese mes. Allí se lanzó la sonda espacial Galileo que viajó directamente a Júpiter para explorarlo.

*  Viaje transbordador Columbia: Salió el 25 de junio de 1992 y regresó el 9 de julio de ese año. Fue el primer vuelo del Laboratorio de Microgravedad de los Estados Unidos.

* Visita del Atlantis a la base espacial rusa MIR: En 1995. Era la primera vez que un trasbordador de los Estados Unidos se acoplaba a una estación espacial.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad