jueves 26 de agosto de 2021 - 6:20 PM

En Suratá, Santander, no se ponen de acuerdo en si utilizar el nuevo o el antiguo Colegio Camacho Carreño

Por problemas estructurales, falta de transporte escolar y al parecer intereses políticos, en Suratá los estudiantes no tienen colegio para recibir sus clases. El Colegio Oficial Integrado Camacho Carreño de Suratá, tiene dos sedes una antigua y otra nueva, pero en ninguna han podido volver a la presencialidad ¿Qué está pasando?

El Fenómeno de la Niña del 2010 y 2011 obligó a que el Colegio Oficial Integrado Camacho Carreño de Suratá, ubicado en la zona urbana del municipio, fuera desalojado.

Sumado a ello, según estudios realizados por el Ministerio de Vivienda, hace cerca de ocho años, la institución educativa está ubicada en una zona de alto riesgo no mitigable.

Sus paredes, pisos y techos, según relata la comunidad, están agrietados. Hace poco uno de los muros colapsó, situación que da cuenta de la inestabilidad del terreno. “No hay salón por donde usted camine que no tenga algún inconveniente”, relató uno de los padres de familia afectados.

Ante este panorama, el Fondo Adaptación, que fue creado para atender la construcción, reconstrucción, recuperación y reactivación económica y social de las zonas afectadas por estos eventos climáticos, invirtió unos recursos para la construcción de una nueva institución educativa.

La nueva sede, ubicada más o menos a un kilómetro del casco urbano, sobre la vía principal de acceso al municipio, se terminó de construir en 2018. Sin embargo no ha sido puesto en funcionamiento.

Según datos entregados a Vanguardia, en esta obra se invirtieron alrededor de $2.500 millones y a la fecha no ha beneficiado a los cerca de 183 estudiantes que estudian en este colegio.

Uno de los padres de familia del colegio, quien ha seguido de cerca la situación y que pidió la reserva de su identidad por temor a señalamientos, relató que “la nueva infraestructura educativa no ha querido ser recibida por la alcaldía de Suratá, porque al parecer hay algunas fallas y unas obras que faltan por terminar”.

“La negativa de las autoridades radica en que en el colegio faltan dos tramos de tubería de la PTAR. El Fondo Adaptación señaló que en mínimo 15 días esa obra queda lista y ya no habría impedimento para recibirlo”, dijo.

Además, el tema de la ubicación es un punto negativo para los padres de familia, pues el municipio no cuenta con transporte escolar, lo que quiere decir que los niños tendrían que caminar cerca de 30 minutos, ida y vuelta, todos los días por la carretera principal.

Tras cinco años de abandono, desuso y falta de mantenimiento, en estas nuevas instalaciones también se generaron algunas fisuras.

¿Qué pasó con el anterior colegio?

En 2010, Gestión del Riesgo declaró el peligro latente en la zona donde está construida la institución. A esto se suman los estudios negativos del Ministerio de Vivienda y Minesa, que demuestran las fallas.

Pese a ello, Ana Francisa Coronado, alcaldesa de Suratá, señaló que espera invertir cerca de $500 millones, provenientes de regalías, en su reparación.

“Esto ya se convirtió en un problema político. Tienen a la comunidad en dos bandos, los que están a favor de la inversión en el antiguo colegio y los que apoyan la nueva sede. Lo que queremos es que se defina cuál es el colegio apto para que los muchachos estudien, el sitio más adecuado y seguro para ellos. Nos quedan dudas de por qué después de dos estudios negativos, el último sale bien. No queremos que se inviertan unos recursos para que de aquí a unos años esté nuevamente deteriorado”, señaló uno de los afectados.

Por la pandemia del COVID-19, desde hace un año y medio los estudiantes no han podido regresar a clases.

Ahora cuando empieza la reactivación y poco a poco todo vuelve a la “normalidad”, los alumnos no han vuelto a la presencialidad porque las autoridades no se ponen de acuerdo.

Informaron que se está adecuando la Casa de la Cultura para que los estudiantes puedan salir a clases uno o dos días a la semana.

¿Qué responde la Secretaría de Educación?

María Eugenia Triana, secretaria de Educación de Santander manifestó que desde la cartera están muy preocupados por la negativa de la administración municipal de no recibir las nuevas instalaciones, más cuando en medio de la pandemia se necesitan buenos espacios para el regreso a la presencialidad.

“Le hemos solicitado al municipio que le reciba el colegio al Fondo Adaptación, lo ingrese a su inventario y promueva su uso para la educación de los estudiantes de la zona”, dijo.

“Las instalaciones son bonitas y cuentan con toda la dotación, que por el desuso ya se están deteriorando. Necesitamos esta obra para nuestros estudiantes. Es muy triste saber que se cuenta con la infraestructura para el regreso a la presencialidad pero que no se ha puesto al servicio de la comunidad”, agregó.

Precisamente este miércoles se llevó a cabo una mesa de trabajo en el municipio, en donde asistieron representantes de la Contraloría, la Procuraduría, los Concejales del municipio, la Alcaldesa, Gestión del Riesgo, padres de familia y el Fondo Adaptación.

“Allí solicité que reciban el colegio para ponerlo al servicio de los docentes y estudiantes, pues en las instalaciones antiguas no es seguro la presencia de la comunidad educativa. Sin embargo, la negativa de la alcaldesa sigue existiendo”.

Los padres de familia argumentan que por la distancia, la ausencia de transporte y los peligros que representa para sus hijos la ubicación del nuevo colegio no lo usarían. Sin embargo, la jefe de la cartera de educación departamental explicó que una vez se reciba la institución se podrían destinar recursos para la consecución de un transporte escolar, el mantenimiento de la vía, entre otros. “Si no se va a usar no podemos hacer inversiones económicas. Todas esas son actuaciones que se hacen una vez se recibe la obra”, señaló Triana.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Claudia Isabel Delgado Sánchez

Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana. Llega a Vanguardia en el 2018 al equipo de Área Metro en la versión impresa y desde 2020 integra el equipo web. Sus temas fuertes son salud y educación.

@Issadelgado

cidelgado@vanguardia.co

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad