miércoles 20 de abril de 2016 - 3:39 PM

Hospital de Vetas, Santander, se declara en paro por falta de recursos

La falta de recursos, el incremento en la deuda y el no pago hasta de 36 meses de enfermeras tienen en crisis al Hospital de Vetas, que desde el lunes pasado entró a paro.

La situación financiera de la ESE Centro de Salud Nuestra Señora del Carmen, del municipio de Vetas, Santander, no da más. Así lo aseguran su Gerente (e), el Alcalde y lo reconoce la Secretaría de Salud de Santander. Mientras tanto las soluciones dependen solo de una variable: recursos.

A cierre del pasado 31 de diciembre la deuda ascendía a $440 millones 635 mil. De este rubro solo $202 millones corresponden a deuda laboral, es decir, a trabajadores del Hospital que no reciben salario, como es el caso de dos auxiliares de enfermería que llevan 36 meses sin recibir pago alguno. A estas dos personas se les adeuda entre $50 millones y $67 millones a la fecha.

Un total de 10 trabajadores, cuatro de ellos de planta (Gerente, médico y dos auxiliares de enfermería) y el resto prestación de servicios, son los que están en paro. Así lo aseguró John Jairo Pimiento González, gerente encargado de la ESE, quien confirmó que solo se presta el servicio de urgencias.

“Nosotros solo estamos recaudando entre $8 millones y $9 millones mensuales en la institución, máximo $9 millones 500 mil, y las deudas mensuales están ascienden en ocasiones hasta los $21 millones. Estamos cayendo en un déficit entre $11 y $12 millones mensuales, y esto hace que se nos vaya aumentando el pasivo”, manifestó Pimiento González.

Liquidación: la única solución

Ante la inminente crisis financiera, que data desde 2013, según corroboró la Secretaría de Salud de Santander y el Gerente del hospital, se planteó en ese mismo año la liquidación de los hospitales de cuatro municipios de la provincia de Soto Norte: Vetas, California, Matanza y Charta.

Para ese momento indemnizar los trabajadores requería $201 millones adicionales y los gastos del proceso de liquidación $160 millones adicionales. En total son $801 millones solo para resolver el problema de Vetas.

Al respecto, Salvador Rincón Santos, director de Desarrollo de Servicios, Inspección, Vigilancia y Control de la Secretaría de Salud de Santander, confirmó que la idea de esta liquidación era crear una ESE que tuviera como sede principal el municipio de Matanza, y con ello ahorrar gastos de administración.

“Para ese momento (2013) indemnizar a los trabajadores requería $201 millones adicionales y los gastos del proceso de liquidación ascendían a los $160 millones adicionales.  En ese caso, sumado a la deuda que ya registra de más de $440 millones, solo para liquidar el Hospital de Vetas se necesitaría $801 millones”, afirmó Salvador.

Asimismo, el funcionario de la Gobernación explicó que liquidar los cuatro hospitales, como se tiene previsto desde 2013, compromete un rubro de hasta $5 mil millones.

“La idea con esta liquidación es que cada institución siga prestando el servicio en cada uno de los municipios, estos no se cierran”, aclaró Salvador Rincón quien añadió que el ahorro en gastos de administración se destinaría a contratar un médico más en cada hospital.

El hospital de Vetas atiende a 690 personas del régimen subsidiado y aproximadamente 700 del régimen contributivo. Además, es el principal punto de atención de 1.866 habitantes que residen en el municipio, de los cuales 400 son niños, más de 300 son adultos mayores y 50 presentan alguna condición de discapacidad.

Tres años después sin soluciones

El mandatario de este municipio, Orlando Rodríguez Ramírez, expresó a esta redacción que le preocupa “la atención a la comunidad”, pero también entiende que la situación económica del hospital. “Esta es una forma legítima de hacer presión para que los funcionarios de los gobiernos departamental y nacional volteen la mirada hacia el municipio”, dijo el Alcalde de Vetas.

En medio de este contexto, Salvador Rincón aseguró que aunque la solución sería la liquidación, ésta parece estar estancada en lo que consideró “un cuello de botella”.

“Es un cuello de botella porque el Ministerio de Salud reconoce que se deben aportar los recursos para la liquidación, que puede estar costando cerca de $5 mil millones. El gobierno departamental no los tiene y el Ministerio, las veces que se ha consultado, asegura que tampoco los tiene. Se está mirando cómo se consiguen estos recursos para hacer la intervención en estos municipios”, afirmó.

El hospital tiene una demanda en contra

El Director de Desarrollo de Servicios, Inspección, Vigilancia y Control de la Secretaría de Salud de Santander, explicó además que existe una demanda en contra del hospital de Vetas que posiblemente se pierda.

“En este caso hay que constituir un pasivo contingente por la demanda que está por el orden de los $665 millones. Dentro de las conversaciones que se han tenido con el Gerente del Hospital hay una probabilidad muy grande de que se pierda dicha demanda y que toque cancelar estos recursos. Entonces es un dinero que tendría que provisionarse en el momento que se liquide el hospital, porque es un pasivo contingente que tiene que presupuestarse en caso que se llegue a perder esa demanda”, añadió.

Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad