jueves 02 de julio de 2020 - 11:05 AM

Más de 6.000 campesinos en Santander están a la espera de la reactivación de sus clases

Campesinos de las diferentes provincias, no han podido acceder al derecho a la educación durante este año debido a la cancelación del Sistema de Aprendizaje Tutorial, SAT. Por ahora están a la espera de su reinicio.
Escuchar este artículo

Este programa se encarga de llevar el estudio a todas las provincias del departamento donde hay estudiantes, jóvenes y adultos, que viven muy lejos, en veredas de difícil acceso.

Según Yudy Martínez, coordinadora del SAT, en la provincia de García Rovira, este programa se ha contratado siempre con la Gobernación de Santander a través de las diócesis. Los recursos provienen del Sistema General de Participación beneficiando a todos.

“En nuestros institutos hay más de 6.000 estudiantes. Entre ellos indígenas, campesinos, personas vulnerables con dificultad de acceso a la educación por vivir tan retirados y en situación de discapacidad. Tenemos inclusive chicos problemas, de los colegios con consumo de sustancias psicoactivas. Y nuestro mayor deseo es poder ayudar a todos”, explica Martínez.

Los institutos brindan educación bachiller por ciclos lectivos, para un total de tres años de estudio. Brindando herramientas de autoaprendizaje.

Además: Colegio rural del socorro gana aula por proyecto ambiental

“Nosotros entregamos unos módulos pagados por la Gobernación, los beneficiarios no tienen que cancelar nada, ni matrícula, ni material. Ellos lo desarrollan en sus casas con las tutorías, que son 16 horas presenciales. Es un trabajo necesario para la comunidad”, asegura Martínez.

Ella pide que se le dé la oportunidad a la educación rural, “pues el trabajo que hacen estas instituciones no solo es básico, sino que ayudamos a tecnificar sus fincas para la parte de proyectos productivos. Les damos también las herramientas en la parte de transformación de los productos con énfasis agroindustrial, para que ellos mejoren la calidad de vida”.

Por ejemplo, Natalia Patiño estudiante en el municipio de Capitanejo, hace un llamado para que les ayuden con la reapertura de este programa. “Nos estamos viendo seriamente afectados los campesinos, ya que este tipo de programas nos brinda una flexibilidad que nos permite trabajar y estudiar a la vez y así salir adelante y mejorar nuestras condiciones de vida”.

Le puede interesar: Sin internet y sin equipos, así se estudia de manera virtual en este instituto de Bucaramanga

Jair Javier Barajas, estudiante del Instituto Técnico Agroindustrial de Educación Campesina en el municipio de Concepción, manifiesta que le gustaría “que vuelva el programa ya que es un programa de aprendizaje donde los campesinos jóvenes y adultos, madres cabeza de hogar de bajos recursos, entre otros, pueden acceder al servicio vital de la educación”.

Cuenta que hace parte del instituto desde hace 2 años, esto quiere decir que este año esperaba ser bachiller, como muchos de sus compañeros. “Para nosotros los campesinos, es la única oportunidad de estudio que tenemos por su facilidad, que nos permite tener mejores opciones para nuestros proyectos de vida”.

Como ellos son miles los estudiantes que están a la espera de la reactivación del contrato que fue suspendido el pasado diciembre. “Lo más importante es que los estudiantes puedan lograr graduarse, y continuar sus estudios en el Sena o en educación superior en cada una de sus regiones. Pero no van a poder hacerlo porque se les cerró esta posibilidad”, resalta Martínez.

Además dice que la decisión de no volver a renovar el contrato, no solo perjudica a los estudiantes sino a 150 familias que se quedaron sin trabajo. “A muchos no nos llega ningún ingreso y muchas de ellas sólo subsisten a través de este salario. Convirtiéndose en una cadena de bastante impacto”.

Esta redacción compartió la denuncia hecha a María Eugenia Triana, secretaria de Educación de Santander, quien aseguró “que la problemática se originó debido a que antes de la aprobación de los recursos provenientes directamente del Ministerio de Educación, comenzó la crisis del COVID-19. Ordenando el aplazamiento de la contratación de la educación de estos jóvenes y adultos campesinos para iniciarse hasta el año 2021”.

“Después de un proceso arduo, donde se estuvo abogando para la entrega de estos recursos se logró la aprobación, para 2.770 estudiantes”. Agregó que serán más de “dos mil millones de pesos los que se entregarán para atender esta población”.

Esto solo aplicará para los estudiantes que ya están matriculados y venían utilizando este servicio. Las personas nuevas que quieran matricularse a este programa tendrán que esperar hasta el próximo año.

Lea también: ¿Qué opinan los padres de familia sobre el regreso a clases en colegios públicos de Santander?

Según la Secretaría de Educación las clases se retomarán a principios de agosto. Al conocer la propuesta el grupo de estudiantes y profesores, manifiestan tener una gran preocupación dado que más de la mitad de los estudiantes se quedarían sin poder acceder a la educación, sin contar con el recorte de personal que se hará.

La estudiante de la provincia de García Rovira, Xiomara Roa Prada, describe esta situación como indignante “pues saber que los campesinos no son una prioridad para el gobierno, dado que el aplazamiento ya va para más de seis meses, es lamentable. Y se supone que el estudio es un derecho fundamental, que según lo ofrecido no se brindará a todos”.

“Ahora nos encontramos con que más de la mitad no podrá estudiar, esto no es una solución, esto solo son pañitos de agua tibia”, dice Roa Prada.

Por ahora todos los campesinos y maestros de las diferentes provincias de Santander, esperan una respuesta concreta no solo para una parte de los estudiantes, sino para toda aquella que necesite ejercer su derecho a la educación.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad