miércoles 25 de mayo de 2022 - 9:00 AM

Pescadores del río Carare reportan una disminución del 99% en su actividad

Desde abril de este año, los habitantes de Cimitarra y los demás municipios que se abastecen por el río Carare en la región, han presenciado una disminución de la pesca por envenenamiento de los peces por causas aún desconocidas.

Habitantes de Cimitarra, en Santander, han presenciado una disminución de hasta el 99% en la actividad de pesca desde hace más de un mes, cuando la contaminación del río Carare envenenó a cientos de peces.

Aunque la Alcaldía y la Gobernación anunciaron en su momento que adelantarían las respectivas investigaciones para determinar las causas de la contaminación en el afluente, poco o nada ha cambiado el panorama en la pesca.

Los pescadores, los más afectados tras esta embarbascada en la que murieron cientos de peces por causas aún desconocidas, reportan que su actividad económica se ha visto golpeada y que la pesca es casi nula en el Carare.

Andersson de Jesús Carrillo, pescador del corregimiento Puerto Araujo, en el municipio de Cimitarra, se abastece desde hace años de las aguas del río y de los peces que este ofrece.

Además: Por envenenamiento del agua toneladas de peces murieron en el río Carare en Santander

Sin embargo, reporta que su actividad, de la cual depende él y su familia, ha disminuido hasta en un 99 % desde el mes de abril.

"La embarbascada mató a los peces. Solo quedó por ahí un 5%, los que se alcanzaron a salvar ocultándose en las rocas o que cayeron nuevamente en el río", aseguró el pescador.

Según su afirmación, llegar hasta el río Carare representa gastos que, luego de la actividad pesquera, no son recompensados con las ganancias, pues lanzar la atarraya o el anzuelo ya no da resultados como hace unos meses.

También le puede interesar: Socavación del río Carare amenaza con derribar varias casas en Landázuri

La misma situación presenta Ezequiel Amado Cifuentes, de Cimitarra. Cuenta que esta misma semana fue en dos oportunidades al Carare, pero asegura que el afluente solo tiene piedras y arena. Pescar en este afluente es misión casi que imposible.

"Esta semana subí a pescar, pero perdí el tiempo. Solo saqué dos peces en un charco. En el río no hay nada", manifestó el pescador, quien asegura que desde la última embarbascada su economía se ha visto fuertemente golpeada, pues no han podido tener sustento de la pesca.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Arley Sánchez

Comunicador social y periodista egresado de la Universidad de Investigación y Desarrollo, UDI.

Realizó sus prácticas universitarias en la Unidad Investigativa de Vanguardia, apoyando temas de periodismo de datos y chequeo de noticias falsas.

Actualmente se desempeña como redactor de la página Política.

@arleysanchezp

dsanchez@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad