miércoles 24 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Reconocimiento a La Paz por proyecto de ‘Pacas digestoras’

Escuchar este artículo

El programa de ‘Pacas digestoras implementado en La Paz, le valió a la alcaldía de este municipio santandereano una nominación dentro de los premios iberoamericanos Innopolítica.

Aunque no obtuvo el premio principal, el proyecto ambiental recibió un reconocimiento especial dentro de la categoría Aportes y Gestión para la Conservación y Cuidado Ambiental en la ceremonia de entrega de galardones que se desarrolló el pasado 17 de noviembre en Cali.

Jefferson Andrei Valderrama Díaz, líder del proyecto y encargado de recibir la mención, se mostró orgulloso de lo alcanzado hasta ahora, porque con una iniciativa de gran impacto ambiental que cuenta con el apoyo de la comunidad, se logró representar a Santander en una convocatoria de esta naturaleza.

En medio de los problemas con el manejo de los rellenos sanitarios como el de El Carrasco en el área metropolitana de Bucaramanga o los de San Gil: Empsacol y El Cucharo, en donde la presión de la comunidad aumenta para que dichos vertederos dejen de funcionar, los paceños se unieron para replicar las ‘Pacas digestoras’, un sistema diseñado en 1989 por el colombiano Guillermo Silva Pérez.

A pesar de tener más de 30 años de existencia, este modelo hasta ahora se aplica en Santander y ahora es un piloto que quiere ser impulsado en otros municipios, así lo está promoviendo la Corporación Autónoma de Santander, CAS.

Las pacas

Estos dispositivos de un metro cúbico cada uno tienen la capacidad de almacenar media tonelada (500 kilos) de residuos orgánicos que se compactan en una caja de madera, forrada el interior con bagazo de caña sembrada en la región y maleza. En la mitad se va introduciendo a presión todo el material orgánico.

Desde julio, cuando inició el proceso, se han enterrado en el parque principal tres pacas digestoras y una más en el colegio integrado Pablo VI del municipio y sobre ellos se han creado huertas caseras, cuyos productos son entregados a la comunidad.

En el proceso de recolección se lograron acumular 15.000 kilos de material y 12.500 de ellos hoy son transformados en abono orgánico en el lote de trabajo, que serán entregados a los habitantes de la población. Esos residuos antes eran enviados a uno de los basureros de San Gil.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad