jueves 16 de mayo de 2019 - 4:30 PM

“Sándwiches no causaron intoxicación en 40 niños de San Vicente de Chucurí”: Gobernación de Santander

La Secretaría de Educación de Santander afirmó que se descartó que la causa de intoxicación de 40 niños en San Vicente de Chucurí, que se reportó el pasado jueves, fuera unos sándwiches de pollo suministrados por el Programa de Alimentación Escolar, PAE.

Tras la alerta de intoxicación de 40 niños que se generó el pasado jueves en el Colegio Camilo Torres, sede B, en San Vicente de Chucurí, las autoridades gubernamentales iniciaron una investigación para determinar si los suministros entregados por el Programa de Alimentación Escolar, PAE, fueron los causantes o no de esta emergencia.

De acuerdo con la secretaria de Educación de Santander, Inés Andrea Aguilar, “se hicieron estudios de laboratorio de los alimentos, insumos, del personal y las manipuladoras que son las que preparan las comidas. Adicional se hicieron 302 encuestas”.

Lea también: Esta serpiente es única en el mundo y fue hallada en Santander

Con dicho estudio, realizado junto con la Secretaría de Salud, a través de su equipo de epidemiología, “se determinó que las pruebas del pan y el pollo de los sándwiches salieron satisfactorias, es decir que este alimento no fue el que causó la intoxicación”.

Para esto, explicó, el pollo se evalúo cocido, tal como 430 niños lo consumieron ese día.

Igualmente, tras la emergencia, las autoridades iniciaron planes de mejora sobre la cocina de la institución educativa y su servicio se restableció el martes 14 de mayo.

La Secretaria de Educación de Santander dijo que continuará con los estudios de otros alimentos y factores para encontrar la verdadera causa del malestar que se generó en los menores.

“Estaremos atentos y realizaremos todos los protocolos necesarios para que esta situación no vuelva a ocurrir”, añadió.

Al día de hoy los niños que resultaron afectados se encuentran con buen estado de salud y ningún de ellos sufrió alguna complicación que requiriera traslados a otros hospitales de nivel superior. “El viernes pasado, a las 4:00 de la mañana, salió el último niño de urgencias”.

Le puede interesar: Cinco mil personas afectadas por el desborde de un río en el Carmen de Chucurí, Santander

Esto fue lo que pasó con los niños

Ramón Albeiro León, padre de uno de los menores afectados, aseguró que su hijo de 5 años llegó del colegio con síntomas como vómito, diarrea y dolor de estómago.

“Mi hijo estudia en el Colegio Camilo Torres, sede B, en la jornada de la mañana. Cuando él llegó se fue para el baño y empezó a vomitar, creímos que era un virus por el cambio de clima. Pero a las 2 de la tarde lo llevamos a urgencias y nos sorprendimos al ver que había más niños en el Hospital con los mismos síntomas. Todos eran de la jornada de la mañana y habían comido lo mismo”, aseguró el hombre.

Luego de esto, según contó León, se comunicó con el plantel educativo para dar aviso de la situación y evitar que los menores de la tarde también se intoxicaran con los alimentos.

“Hacia las 2 de la tarde vi que el problema se originaba desde el Colegio y me puse en contacto con los directivos para decirles de la intoxicación. Sin embargo, ignoraron la información y no evitaron que pasara lo mismo con los niños de la jornada de la tarde. Por fortuna no pasó algo más grave pero se pudo evitar”, comentó el padre de familia.

Vea también: Cóndor hallado muerto en el páramo del Almorzadero fue atacado a tiros

Se estima que hacia las 4 de la tarde del pasado jueves empezaron a llegar los niños de la jornada de la tarde al Hospital.

Según Ramón Albeiro León, el centro clínico brindó un servicio oportuno y evitó que el hecho pasara a mayores, pero hizo un llamado para los entes de control presten mayor cuidado al PAE.

Tras la situación directivos del colegio aseguraron que sí recibieron el reporte del padre de familia y que se activaron los protocolos, pero que al llegar a la sede de los hechos, ya los refrigerios se habían repartido a los niños de la jornada de la tarde.

“Estaba en una reunión de la cual salí a la 1:30 p.m. y fui a mi casa a almorzar. Hacia las 2:30 p.m. recibo una comunicación de un padre de familia y de inmediato activamos el protocolo. Le informé al coordinador del Colegio para que se trasladara al Hospital y se le informó a la coordinadora de la empresa contratista. Pero los refrigerios se sirven a las 2:30 p.m. y cuando llegamos ya los niños habían comido”, dijo Javier Serrano, rector del Colegio Camilo Torres.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad