jueves 23 de julio de 2015 - 12:01 AM

Tras más de un año con corazón artificial, Cielo recupera su vida

Tras un poco más de un año de que Cielo González Díaz se convirtiera en la primera suramericana en vivir con un corazón artificial, ella y su familia aseguran que sigue trabajando para recuperar su vida.
Escuchar este artículo

Cielo González Díaz estuvo presente esta semana en la rueda de prensa que ofreció la Fundación Cardiovascular para presentar a otros dos pacientes de falla cardiaca que, como Cielo González Díaz hace más de un año, se sometieron a una operación que salvó sus vidas.

Se trata de los colombianos: Yasiris Canchano y Andrés Hernández, quienes mejoraron su calidad de vida gracias al HeartMate II, una bomba de última tecnología que se implanta dentro del pecho para reemplazar entre el 90 y el 100% la función del corazón, traído al país por Biotronitech y creado para personas con insuficiencias cardíacas, que incrementa, en un alto porcentaje, su supervivencia.

Cielo, quien no puede contener el llanto feliz, asegura que soporta el peso de este dispositivo de Asistencia Ventricular Izquierda, más conocido como corazón artificial. Fue creado para personas con insuficiencias cardíacas de manera que les ofrece una notable mejoría en su calidad de vida y una alta tasa de supervivencia. Es utilizado para restablecer el flujo de sangre a través del cuerpo, dicho de una manera más sencilla, el HeartMate II, entra a reemplazar la función de bombeo del corazón, dándole al paciente la posibilidad de realizar acciones que parecen tan simples como respirar y comer, pero que son una verdadera odisea cuando se padece una falla cardíaca. Cielo vive desde hace 15 meses con un HeartMate II y desde hace un año retorno a casa con su familia. En este momento se encuentra sin síntomas de falla cardíaca y se dedica al cuidado de sus nietos y a disfrutar con sus amigos y paisanos.

“Antes de la cirugía me sentía muy mal, me fatigaba incluso comiendo. Si caminaba una cuadra me tocaba descansar. Y después de la cirugía me siento excelente. He manejado bien el dispositivo, me adapté muy bien. Algunas personas me preguntan, se siente mal con ese dispositivo y yo les digo, no, gracias a Dios no”.

Cielo, de 56 años, sufría de una avanzada falla cardíaca que le impedía realizar actividades, que para una persona sana son simples, como caminar una cuadra, vestirse o bañarse sin sentirse ahogada y tener que descansar. Su corazón estaba tan enfermo que incluso comer le resultaba agotador.

Sin embargo, el equipo médico de la Fundación Cardiovascular de Colombia (FCV) ubicada en Bucaramanga, integrado por 25 profesionales de todas las especialidades y liderado por los doctores Leonardo Salazar, Antonio Figueredo y Luis Eduardo Echeverría, lograron que la cirugía, para la cual fueron necesarios más de 8 años de preparación, fuese un éxito.

Como el dispositivo no se puede mojar, para bañarse, Cielo lo aleja de su cuerpo y lo pone dentro de un maletín impermeable, lo ubica atrás de su cuerpo y se asea. Y así, juiciosa como es con su vida, Cielo cuida de que el dispositivo esté siempre cargado y cerca de su cuerpo.

Yaddy Yesenia González, hija de Cielo, asegura que su mamá ha recuperado por completo su buen ánimo, se ríe y tiene ganas de vivir.

“Le ha ido muy bien desde entonces, hasta su estado de ánimo ha mejorado y eso influye. Ella puede ya realizar cualquier actividad en la casa. No la dejamos que realice actividades donde se pueda cortar o punzar con algo porque toma anticoagulantes y sería más riesgoso, pero si no hay riesgo, puede hacer todo lo que quiera. Ya no se fatiga, ya puede caminar normal. Ella dice que volvió a vivir”, afirmo Yaddy Yesenia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad