viernes 03 de julio de 2020 - 12:00 AM

Restauranteros del sur de Santander analizan opción de abrir sus mesas

En San Gil el Instituto de Cultura y Turismo ha recibido ocho protocolos de restaurantes que estarían listos para empezar a recibir a los clientes en sus negocios.
Escuchar este artículo

Abrir o no, ese el dilema al que se enfrentan los propietarios de restaurantes, que en las provincias Guanentina y Comunera hacen cuentas sobre si es realmente viable apostarle a recibir clientes.

Esta no es una decisión fácil. Eliana Peñaloza Carreño, propietaria del restaurante Carne Brava, es una de las empresarias que ya presentó los protocolos ante la alcaldía de San Gil y está trabajando en la implementación de los mismos.

Para ella abrir es una necesidad, porque con domicilios, aunque se vende, no es suficiente y los costos operativos son muy altos. “Ha salido más costoso estar abiertos que cerrados”, dijo Peñaloza.

Ahora las cuentas que hace Peñaloza es que si logra ser autorizada para recibir comensales, con una ocupación máxima del 35%, esto le alcance para cubrir los costos de salarios, servicios públicos, arriendo y los préstamos. Esta es su última carta, porque si en dos meses no abre, tendrá que cerrar, confirma.

Con calculadora en mano, las mismas sumas y restas las hace José Domingo Hernández Silva, propietario del restaurante La Parrockia en el Socorro, que mantiene sus puertas cerradas porque no sería rentable abrir con una capacidad tan reducida.

Junto a su esposa buscan esa fórmula de innovar para poder ser rentables en medio de la crisis. Una tarea que están haciendo todos.

“Los protocolos ya deben ser parte de nuestra vida, ese no es el problema (....) Si vamos a abrir lo tenemos que hacer con responsabilidad social y financiera”, asegura Hernández.

Otros ya van más adelantados, como el caso de Julián López, del restaurante Xplorer, que ya presentó los protocolos a la alcaldía de Pinchote y los mismos fueron enviados al Ministerio del Interior, donde ya fueron aprobados y está a la expectativa del visto bueno del Ministerio de Salud.

Esta indecisión de los restauranteros tiene muchas motivaciones, reconoce Delis Paola González Corzo, directora ejecutiva de Fenalco, capítulo Sur de Santander.

Es que a las problemas en las cuentas, se suma el crecimiento de la competencia, mucha de ella desde las casas.

Algunos empresarios han ido cerrando y otros entregando parte de sus locales, para dejar solo donde funcionan las cocinas.

Así va San Gil

En San Gil el Instituto de Cultura y Turismo ha recibido ocho protocolos de restaurantes que estarían listos para abrir. Lida Forero Bernal, directora de esta entidad, indicó que por ahora la administración está evaluando dichos documentos para enviarlos al Gobierno.

Sin embargo, aún no se toma una decisión y esta semana se están organizando las visitas a los negocios para ver si realmente adaptaron los protocolos. El problema real explicó Forero está en los negocios que al parecer están funcionando sin cumplir con los requisitos y están recibiendo clientes en mesa.

A ellos se les va a visitar con las autoridades policivas y se les aplicarán las sanciones pertinentes.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad