miércoles 13 de noviembre de 2019 - 10:26 AM

Santander se lució en el Primer Campeonato Nacional de Rafting ‘Remando por la paz’

El equipo sangileño ‘Colombia Rafting’ ganó el Campeonato Nacional Remando por la Paz que tuvo lugar en Miravalle Caquetá. Tras el triunfo, los deportistas se preparan para representar a Colombia en el Mundial de China 2020.
Escuchar este artículo

Las aguas ‘bravas’ del Río Pato en Caquetá, fueron el escenario que congregó a 20 equipos provenientes de seis departamentos del país y que tuvo a Costa Rica como país invitado.

Un total de 95 deportistas se enfrentaron durante tres días a unas competencias de alto nivel de rendimiento, en donde el equipo ‘Colombia Rafting’ se alzó campeón en la categoría ‘Open masculino’, dejando a Santander por lo alto en esta modalidad deportiva.

Las medallas que recibieron los campeones fueron hechas por el colectivo Artesanos por la Paz del Caquetá (Foto: Suministrada/VANGUARDIA)
Las medallas que recibieron los campeones fueron hechas por el colectivo Artesanos por la Paz del Caquetá (Foto: Suministrada/VANGUARDIA)

Cesar Díaz es un integrante del equipo que lleva 21 años dedicándose al rafting. Su destreza en la natación, deporte que practicaba desde niño en el río del Valle de San José, lo clasificó en el año de 1995 como guía turístico para promover lo que en ese entonces era la actividad turística incipiente en San Gil y el que ahora es el deporte extremo insignia del municipio.

Desde entonces, ha tenido la oportunidad de representar al departamento en cuatro mundiales y ahora se alista para ‘darla toda’ en el Mundial de Rafting en China.

“Este título significó poder demostrar que San Gil mantiene el liderazgo en esta actividad extrema. Fuimos el departamento que tuvo mayor representación, lo cual reflejó que hay un buen nivel de competitividad”, expresó el deportista.

Otros de los equipos que dieron buena cara por Santander fueron Master Team San Gil, Team Río Fonce de Santander y Aventura Total; el único equipo femenino que se atrevió a desafiar las corrientes del Río Pato. Estos deportistas se posicionaron también en los primeros lugares.

Sobre la competencia

?wmode=transparent&controls=2&showinfo=0&theme=light">

El certamen deportivo contó con cuatro carreras; Competencia Sprint, que consistió en un trayecto de menos de 700 metros de distancia y menos de tres minutos de duración. Es una prueba contrarreloj individual de cada equipo en la que gana el que mayor velocidad alcance.

En la competencia Head-to-Head se enfrentaban dos equipos en el mismo trayecto. Se iban eliminando los equipos hasta que quedara solo un ganador.

La carrera Slalom, era un circuito de compuertas, de mayor técnica y trabajo en equipo. Para finalizar, la carrera Downriver fue el evento estrella del Campeonato. Consistió en una prueba de más de 20 minutos y a través de rápidos que pusieron a prueba la resistencia física.

Para César, la competencia más dura fue esta última, “porque requirió de un gran aporte individual para lograr un bien colectivo. Allí se demostró el trabajo en equipo y el profesionalismo que todos teníamos”, dijo.

Lea también: Exguerrilleros de las Farc reman por la paz en los ríos de Colombia.

El rafting como deporte de paz y reconciliación

San Vicente del Caguán en Caquetá, es una de las zonas donde más se ha acentuado la violencia en Colombia. Pero ahora, se está convirtiendo en un territorio de transformación social con esta iniciativa que busca hacer del deporte un motivo de unión de comunidades y de construcción de paz.

Es así como ‘Remando por la Paz’, surgió a partir de los Acuerdos de Paz firmados entre el Gobierno y las Farc para promover ejercicios de reconciliación e inserción social de excombatientes a la sociedad civil.

Cinco de los ochos deportistas que conforman Remando por la Paz, dejaron los fusiles por los remos, soñando con una Colombia en paz y una segunda oportunidad para su vida. El equipo representó al país en el Mundial de Rafting 2019 en Tully, Australia el pasado mes de mayo, donde obtuvieron un reconocimiento especial.

Con una asistencia de 300 personas en mismo escenario de reconciliación, dentro de las que se destaca víctimas, colectivos de paz, exguerrilleros, Policía y la Organización de las Naciones Unidas, el equipo anfitrión demostró que si es posible generar espacios de construcción de paz.

“Fue bastante motivador, ver cómo estas personas que en su mayoría fueron obligados a ir a la guerra, están haciendo algo diferente por cambiar el rumbo de la historia del país. Con ellos compartimos experiencias y anécdotas, lo cual fue algo que nos enriqueció más a otros, para reconocer el valor que se necesita para empezar de nuevo”, expresó César Díaz.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad