domingo 15 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

50% de droga veterinaria de Venezuela es adulterada

El país está inundado de droga veterinaria venezolana, la cual entra en su gran mayoría de contrabando.

En la calle o a domicilio les venden a los hombres del campo, traídos de Venezuela, desde pimpinas de 5 galones de herbicida hasta un calmante para el espasmo estomacal de un equino.

En el mercado esa droga es mucho más costosa; pero cuidado porque la cura puede resultar peor que la enfermedad.

De acuerdo con Luis Fernando Caicedo Lince, gerente del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, el 50% de esa droga que llega al país de contrabando es adulterada; es decir, han falsificado desde la etiqueta hasta su composición.

En diálogo con este medio, el directivo nacional de la entidad encargada de la sanidad en el país, al referirse a la frontera con Venezuela, dijo que seguirá siendo el dolor de cabeza de nuestra certificación de aftosa.

Y frente a nuevos mercados para productos agropecuarios, Caicedo Lince dijo que Colombia tendrá carne en el mercado de los Estados Unidos, tras el inicio de la trazabilidad en este país.


preguntas y respuestas

La industria se queja del contrabando de droga veterinaria en el país. ¿Cómo controlarlo?

Hay 20 fuerzas en esa tarea en un trabajo muy duro con la Dian y la Policía Fiscal. No ha sido fácil porque el productor ante el bajo costo, los demanda.

Sin embargo, de todos los productos que llegan de contrabando y son analizados, encontramos que el 50% son adulterados

¿Qué se encuentra?

Concentraciones menores por lo que la eficacia es nula, el incipiente no corresponde y además, son productos que no contienen lo que dice la etiqueta. La Cámara de Procultivos de la Andi ha encontrado que, incluso, esas etiquetas son adulteradas.

En pocas palabras, el producto real lo diluyen, porque en el país hay una especie de 'cartel de falsificación de productos agroquímicos' motivados por la cantidad de dinero que mueven.

¿Qué debe hacer un campesino para adquirir productos reales?

Hay productos de Venezuela que vienen importados legalmente y que tienen la etiqueta de registro ICA. Lo que se tiene que hacer es comprar en almacenes de reconocida tradición.

¿Cuáles mercados nuevos vienen para nuestros productos agropecuarios?

En el caso de los vegetales se trabaja intensamente con China, Japón y Chile y otros países Asia.

Y respecto a la carne, vemos el mercado de Estados Unidos como una verdadera alternativa.

¿Por qué?

Cuando el kilo estuvo en $3.500 hablábamos de US$1.8 en pie, mientras que Brasil y Argentina lo tasaban a US$1. Ahí no somos competitivos.

Al buscar a Rusia, tendríamos que recurrir  a los recursos de compensación, lo que hace que no sea sostenible en el largo tiempo, porque los recursos de los fondos se agotan. Con EU estamos a la par comercial y muy cerca.

¿Y ese proceso va adelantado?

Hemos tenido dos mesas de negociación y ellos  solo exigen trazabilidad, la cual no solo es fundamental para responderle al mercado externo sino para el interno. Nosotros debemos propender por darle seguridad al consumidor si queremos estar en el mercado externo.

¿Y en qué tiempo podríamos tener carne colombianas en los anaqueles de almacenes de EU?

Unos tres años si se arranca en forma el proceso de trazabilidad en Colombia, el cual ya se tiene en varias zonas piloto.

Aftosa en 2.400 kilómetros con Venezuela. ¿Es un riesgo las 24 horas del día?

Eso puede ser cierto, pero nosotros tenemos dos herramientas que nos protegen: se dejó una zona de alta vigilancia en toda la frontera de Arauca y Vichada y 18 retenes del ICA por donde pueden pasar esos camiones con anímales de contrabando.

Y en Cúcuta quedó una zona muy amplia que se llama de protección.

La otra carta a favor es que llevamos 13 años aplicando un inmulógico de alta calidad producido en Colombia, eso nos hace que tengamos una inmunidad muy alta frente la presencia de un animal con actividad viral, por lo que la probabilidad de que nos pueda hacer daño es baja.

Pero, el contrabando está llevando hasta cerdos a Bogota.

Los contrabandistas se dan sus mañas, para entrar los animales. Hemos detectado que están falsificando las licencias de movilización y el  Registro Único de Vacunación, RUV. A ellos sólo los motiva la tasa de cambio y el dólar diferencial, más no la sanidad del país, no tienen escrúpulos.

En el caso del cerdo, por ejemplo, lo entran y lo paran en fincas e incluso en granjas de porcicultores  colombianos y allí los vacunan, los legalizan sanitariamente,  obtienen licencias de movilización y los llevan por todo el país.

Se dice que hasta tienen guías de movilización legales.

No podemos descartas las irregularidades, pero la mayor falsificación que se ha detectado es en RUV que lo otorga Fedegán y el cual llevan al ICA para tramitar las guías de movilización, las cuales  también falsifican.

¿Quién falla en el control?

El mejor aliado de los contrabandistas es la trocha. Caminando llevan el ganado hasta una finca colombiana  donde  logran documentación legal. Con papeles es muy difícil saber cuándo un porcino es colombiano o venezolano. Incluso, nos cambiaron el sistema de marcación de los ganados venezolanos, que era una especie de guía que los identificaba como animales del vecino país.

¿Qué hacer con Venezuela y Ecuador y su aftosa?

Hemos trabajado con Panaftosa para trazar una campaña similar a la nuestra; sin lugar a dudas el riesgo desaparecerá cuando ellos tengan nuestro mismo estatus sanitario. Mientras eso ocurre, no podemos relajarnos, pues nuestros vecinos son endémicos.

¿Como está Colombia sanitariamente frente América Latina?

Nos superan Argentina, Brasil y Chile, y muy a la par vamos con Uruguay y Paraguay; pero sí estamos por de encima de Ecuador, Bolivia y Venezuela. Tenemos un sistema sanitario fuerte con credibilidad internacional.

 

Protocolos

¿Los ganaderos aducen que los actuales precios le restan rentabilidad al sector?

Lo de los precios del ganado lo veo como una fortaleza a largo plazo. Colombia en los años 80 tenía un consumo per cápita de 22 kilos y hoy estamos en 16.

Y en esa misma época  se hablaba para el pollo de 6 y 8 kilos; pero hoy  están en 22 kilos, y el cerdo se apunta a 6 kilos. Igual, el consumo de pescado es alto.

Hay variación en el consumo de proteína, mientras  la ganadería pierde mercado. Para estar en el mercado hay que ser más eficiente y competitiva para abaratar la carne, recuperar los mercados y además controlar en la cadena la especulación.

Los ganaderos de animales puros reclaman un protocolo con Brasil, para poder vender genética. ¿Cómo va ese proceso?

El inconveniente mayor ha estado de parte de los brasileros que no tienen interés. El deseo es de unos productores.

Las autoridades sanitarias de los países exigen muchas cosas y es ahí es cuando los protocolos se vuelven incumplibles. Ellos están interesados en ingresar a Colombia su raza criolla Caracú y genética aviar; entonces, les dijimos, firmemos un protocolo pero bilateral. Ellos traen y nosotros llevamos. Ahí estamos


Cambio climático

Broca y café volvieron a la palestra

Los cambios climáticos afectan la producción y disparan los problemas sanitarios. En el caso del café y muestra de ello es que la producción estará por debajo de lo 8,5 millones de sacos de 60 kilos frente los 12,5 millones.

¿Se afectarán todos los cultivos?

Claro y la producción pecuaria también.

Por ejemplo, en palma la pudrición del cogollo se ha disparado.

En Santander hay unas 400 mil palmas afectadas, lo que significa que el mal está en 2.800 hectáreas, aproximadamente. Es un problema de cuidado.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad