jueves 12 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Código de ética pide la OPI para respetar a la comunidad afectada por la minería

En la provincia de Vélez existen dos grandes proyectos mineros, uno es el relacionado con el carbón y el otro es el oro, que han venido siendo analizados por el Observatorio Integral de Paz del Magdalena Medio, OPI.

En el tema del carbón, la empresa anglo australiana Río Tinto se encontraba haciendo un estudio profundo en el sector de Borrascoso Opón, donde se calcula había hecho inversiones que están por el orden de los 2 mil millones de dólares.

Sin embargo, la crisis económica mundial afectó a dicha compañía y la llevó a parar los estudios de exploración que venía realizando en Brasil, Uruguay, Argentina, Chile y el proyecto en la zona de Colombia, en el sector de Borrascoso.

'La comunidad está a la expectativa de qué va a pasar, porque ellos estaban trabajando sobre unas concesiones que fueron dadas a otros particulares', indicó la economista Paola Castilla Gómez, funcionaria del OPI

El otro tema es el oro, especialmente en una zona entre Bolívar y Peñón, donde fueron entregadas en concesión 1.900 hectáreas a la Anglogold Ashanti, que es una compañía sudafricana de capital inglés.

'Hablando con la gente, se cree que hicieron los estudios de exploración en julio del año pasado, hacia la zona de la Hoya de Panamá, pero no se tiene certeza y Sismopetrol hizo una exploración fuerte allí', indicó Castilla Gómez.

 Según estudios, existe una franja extensa, cercana a las 136 mil hectáreas, entregadas en concesión en el tema de explotación de oro y carbón: 'Cuando uno contrasta el catastro minero de Ingeominas en un municipio como Landázuri, donde más del 80% del municipio efectivamente está entregado en concesión y el 20% restante está solicitado, llama mucho la atención y preocupa a la gente en qué va a pasar con la economía campesina, con el proyecto de vida de los campesinos de la zona'

Por tal razón, la OPI les pide a los alcaldes de la Provincia avanzar en temas de respeto por los derechos humanos, velar por la permanencia en el territorio de la gente, velar por una vida digna de toda la población y lograr que la actividad minera se lleve a cabo respetando unos mínimos de vida y costumbres de la población y actividad campesina, creando un código de ética.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad