jueves 12 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Mora, una opción de desarrollo

Quienes años atrás vivieron de la amapola en las frías montañas del municipio de Bolívar, bien sea como minifundistas o jornaleros, y posteriormente tomaron la opción de cultivar mora, hoy ven con orgullo que ese esfuerzo comienza a generar resultados.

No fue una tarea fácil, sin embargo, se contó con el apoyo de organizaciones como el Plan de Desarrollo del Magdalena Medio, Acción Social y Usaid que la han hecho menos traumática; pasar de la ilegalidad a la legalidad, sin tener tierras, cultivos y los conocimientos no es sencillo, pero los campesinos de la zona lo han logrado. Un gran número de productores de fruta hace una década le dieron vida a Morelia, organización que en los dos últimos años ha logrado ampliar sus cultivos y fortalecerse como empresa.

Las cifras así lo dicen: en el 2007 tenían sembradas 33 hectáreas y comercializaban 32 toneladas mensuales de mora; este año disponen de 98 hectáreas y comercializan 50 toneladas mensuales a Corabastos, sin estar en el máximo de producción.

Esta proyección se debe en parte al apoyo que han recibido de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional Usaid, a través del programa Adam, entidad que logró jalonar un proyecto para el establecimiento de 60 hectáreas de mora y el sostenimiento de 30 más.

Con este apoyo se pudo  crear 140 unidades productivas adicionales a las existentes, cada una de media hectárea con 1.000 plantas, lo cual les permite producir a cada beneficiario 7.000 kilos de fruta al año.

El proyecto en su totalidad ascendió a la suma de $1.461’282.000, de los cuales, Usaid invirtió $551 millones, Acción Social $30 millones, los productores $779’125.000 y el saldo corresponde al municipio de Bolívar y el Fondo Nacional Frutícola.

Lo que viene

Con el apoyo de la Gobernación de Santander y la Alcaldía de Bolívar, Morelia se prepara para la agro industrialización en el 2010, ya poseen la infraestructura necesaria para la producción de  pulpa, mermelada y  pasta de bocadillo.

Recientemente la agencia de cooperación clausuró este proyecto del cual beneficiarios como Heliodoro Saúl Sedano, quien manifestó: 'Nos permitió tener nuestro propio cultivo, generar ingresos y ahora la familia se mantiene unida trabajando en la finca'.

Mientras que para Celmira  Galeano, el proyecto significó desarrollo, progreso, alternativas y una visión hacia el futuro.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad