martes 27 de mayo de 2014 - 12:01 AM

Argentinos fabrican mano con una impresora 3D

La prótesis, además de ser más liviana y de poder calibrar la fuerza, tiene un costo de fabricación de 2.000 pesos, cerca de 250 dólares.

Jóvenes argentinos fabricaron una mano con una impresora 3D que cumple con las facultades prensiles con las que soñaba Felipe, un niño de 11 años que nació sin su mano izquierda, y desarrollaron así una técnica capaz de reemplazar una prótesis de 40.000 dólares por este modelo de 250 dólares.

La responsable de esta historia con final feliz es Ivana Giménez, la mamá de Felipe y quien, con el afán de resolver el deseo de su hijo, se puso en contacto con Rodrigo Pérez Weiss, un emprendedor de 33 años que vive en Buenos Aires y es dueño de la empresa 3D LAB Fab&Café.

Una búsqueda productiva

“Me había enterado del caso de un estadounidense que le había impreso una mano a su hijo y empecé a buscar en internet. Ahí entré en contacto con 3D LAB y los dos socios”, Pérez Weiss y Gino Tubaro, un inventor de 18 años, contó la mujer a la AFP vía telefónica.

La familia de Felipe Miranda vive en Tres Algarrobos, a unos 500 km de la capital argentina, un pueblo de apenas 3.500 habitantes de la provincia de Buenos Aires.

Giménez dice que su hijo, que nació sin su mano izquierda, está feliz y ella agradecida por una prótesis que logró sustituir otras ortopédicas que cuestan 40.000 dólares, y que están totalmente fuera de su alcance.

Los dueños de la empresa 3D le obsequiaron a Felipe lo que terminaría siendo también para ellos una prueba de un alcance infinito.

Un precio para todo el mundo

La prótesis de Felipe hecha por los jóvenes argentinos “además de ser más liviana y de poder calibrar la fuerza, la fabricamos a un costo de 2.000 pesos” (250 dólares), precisó Pérez Weiss.

“Iniciamos un proceso de investigación y bajamos modelos de internet y trabajamos en las adaptaciones, teniendo en cuenta las fotos que nos había enviado la mamá del brazo de Felipe, las medidas del muñón y una impresión gráfica de su mano derecha”, recordó Pérez Weiss, en una entrevista con AFP en su negocio de Palermo, un barrio en el corazón de Buenos Aires.

Finalmente, la mano fue enviada a Tres Algarrobos por correspondencia y Felipe mostró a los creadores de su prótesis su emoción en un conmovedor video que se puede ver en la página de Darwin Research de Facebook, de Pérez Weiss.

Allí el niño demuestra cómo puede rascarse la cabeza, acariciar el rostro de su mamá y hasta pescar.

Evangelizar la tecnología

“Tenemos que evangelizar sobre los beneficios de la tecnología”, propone Pérez Weiss.

“Se trata de una herramienta superpoderosa que se puede usar para mejorarle la vida a la gente”, dijo entusiasmado el artífice del estudio donde crearon la mano.

En 3D LAB Fab&Café se dedican a hacer trabajos de modelado y escaneo 3D, brindan cursos y Workshops y, además, se puede tomar un café o comer algo frugal.

Allí Pérez Weiss trabaja con su socio Tubaro, que cursa la carrera de Ingeniería Electrónica y quien hace pocos días viajó a Tres Algarrobos para conocer a Felipe personalmente, después de haberle enviado la prótesis de la mano.

“Fue emocionante. Cuando me vio estaba shockeado, muy emocionado y se puso a llorar. Nos abrazamos y lo que sentí no lo puede pagar todo el dinero del mundo”, contó Tubaro a la AFP.

Aunque el paso que dieron con Felipe significó mucho para su pequeña empresa, el emprendimiento sobre las prótesis está en pañales, según afirmaron

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad