martes 22 de mayo de 2018 - 12:01 AM

Bélgica quiere “escuchar” el corazón de Marte

Como si de un examen médico se tratase, la nueva misión InSight de la NASA medirá la temperatura y movimientos internos de Marte para determinar cómo es su “corazón”, una tarea en la que el Observatorio Real de Bélgica se encargará de escuchar el latido del núcleo del planeta para descubrir cómo es.

“Igual que cuando se oye el ruido de un coche se puede determinar de dónde viene, vamos a hacer exactamente lo mismo para determinar el movimiento de rotación de Marte”, explicó Veronique Dehant, la planetóloga al frente del equipo de siete científicos belgas que participa en el proyecto.

Los pioneros

Dehant acaba de regresar de Estados Unidos, donde asistió al lanzamiento con éxito de InSight, la primera misión espacial que tiene como objetivo estudiar las entrañas del planeta rojo, la composición de su núcleo, corteza y manto, y detectar si se producen movimientos sísmicos.

Para ello, cuenta con tres instrumentos principales: un sismógrafo para estudiar su estructura interior (SEIS, por sus siglas en inglés), sensores para el estudio del flujo de calor y propiedades físicas (HP3) y un experimento para el estudio de la rotación y estructura interior (RISE), en el que trabajará el equipo belga junto con científicos estadounidenses.

El experimento consiste en el envío de ondas de radio desde la Tierra hacia Marte, que serán devueltas por RISE hacia el globo terráqueo “tan rápido que no se van a deteriorar”, señaló Dehant.

¿Cómo rota Marte?

Recogidos los datos sobre estas ondas, en el Observatorio Real de Bélgica se encargarán de estudiar sus características, en concreto, el efecto Doppler, que permite determinar el movimiento de un cuerpo en función de las ondas que emite.

Lea además: La NASA está un paso más cerca de las entrañas de Marte

“Cuando un cuerpo está en movimiento y envía una señal de radio o sonora, la velocidad implica variaciones en la frecuencia, en la señal, y eso es lo que medimos”, explicó Dehant.

El objetivo es conocer exactamente cómo rota Marte, algo que ya se ha hecho del mismo modo en la Tierra “con una precisión increíble”.

Desde noviembre

Saber cómo gira sobre sí mismo el planeta permitirá, a su vez, dilucidar las dimensiones, composición y estado del núcleo marciano -que según creen los científicos es líquido- ya que de estas características depende la rotación.

“Exactamente como cuando cogemos un huevo cocido y uno sin cocer y los hacemos girar, estos giran de forma diferente y podemos decir cuál está cocido, vamos a hacer lo mismo observando la rotación de Marte”, indicó la científica.

Los resultados, sin embargo, tardarán en llegar ya que para tener todas las informaciones relevantes se necesitará al menos un año marciano, es decir, casi dos años terrestres.

Antes, InSight tiene que aterrizar con éxito en Marte en torno al próximo 26 de noviembre.

Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad