jueves 08 de febrero de 2024 - 10:50 AM

“Colombia no es todavía un país amigable para el nómada digital”

En Medellín, así como Bogotá, Cartagena o Cali, el número de nómadas digitales va en crecimiento.
Compartir

En su definición básica, los nómadas digitales son profesionales con la facilidad y habilidad de poder trabajar a distancia, sin necesidad de estar en una oficina física, por lo que pueden realizar sus labores en cualquier parte del mundo, siempre que cuenten con un equipo portátil y una conexión a internet.

Se trata de una nueva tribu urbana que se encuentra en pleno crecimiento en todo el mundo, integrada por gente muy bien preparada, con un poder adquisitivo alto, y con unas necesidades particulares que aún no son atendidas de la manera adecuada

Medellín, según Nomad List, es la segunda ciudad que más prefieren los nómadas digitales del mundo a la hora de trasladarse a América Latina, detrás de Buenos Aires y por encima de Ciudad de México.

Para realizar este ranking, se evaluaron 157 destinos, donde se tuvieron en cuesta desde los costos de vida mensual, la velocidad de conexión a internet, vital para los nómadas, así como la temperatura de las ciudades.

Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (Bid) la comunidad de nómadas digitales para 2035 superará el billón de personas en todo el mundo, que con su alto poder adquisitivo y sus prolongadas estancias en una ciudad, son una clase de viajeros muy atractivos para la economía de ciudades como Medellín, así como Bogotá, Cartagena o Cali, donde el número de nómadas digitales va en crecimiento.

Refugio de alto nivel para nómadas

Un experto en desarrollo inmobiliario, muy exitosa en la parte de hospitalidad, y un experto en e-commerce, en desarrollo de sofware, tras vivir durante diez años en distintas partes del mundo, se dieron cuenta que activos que permitieran la vida real de un nómada digital no estaban terminados de inventar.

Con la llegada de la pandemia y buena parte del mundo encerrado, tomaron la decisión de emprender un proyecto en Medellín para que los nómadas digitales del mundo se sientan viviendo en un hogar, así cambien de país constantemente.

Se trata de Kikín Living, a través del cual están redefiniendo el estándar residencia, enfocado para nómadas digitales.

Se debe entender, que las temporadas en una ciudad de un nómada suelen ser de varios meses, lo cual es complicado hacerlo en un hotel, con habitaciones diseñadas para estancias cortas, sin balcón o buenas ventanas.

”Tras un meses viviendo en San Francisco y Nueva York me di cuenta que siempre ocurría lo mismo. El concepto siempre tendía a un tipo de vivienda estudiantil, que es una vivienda pequeña y compartida que no lograba el confort que esta comunidad está buscando, porque hablamos de jóvenes empresarios con ingresos medianamente altos, porque en Estados Unidos un programador o un arquitecto suele arrancar con salarios de 150 mil dólares al año”, comentó Raúl Sánchez, uno de los socios de Kikín Living.

La idea, construir un edificio que cubriera todas las necesidades de los nómadas digitales, el primero en Colombia y pionero en América Latina. ”Siempre tuvimos claro que debíamos hacerlo con un estándar que compitiera con Portugal, con Estados Unidos o Costa Rica”, complementó otro de los socios, David Luján.

Y agregó, “Este concepto es la oportunidad de darles espacios sin fricciones, donde puedan estar a gusto, conviviendo con personas con intereses y gustos similares, con pocas restricciones. Con un mes de apertura ya lograron un 60% de ocupación en la actualidad”.

Una inversión aproximada de unos nueve millones de dólares en la construcción del edificio, que en la actualidad está generando más de 30 empleos directos. La idea, es llegar a tener un empleado por cada dos huéspedes, lo que no se ve en la vivienda tradicional ni en la hotelería.

”Es una atención similar a la de un hotel de lujo. La idea es tener la atención de un hotel estilo ‘todo incluido’ como en Cancún, pero a nivel residencial, creando un nuevo estándar de vivienda”, afirmó Raúl Sánchez.

Para todo esto, han tenido que realizar un entrenamiento especial a su equipo de trabajo, para que le brinden a los nómadas un servicio personalizado, que hasta el tendido de su cama sea como a él le gusta y no estandarizado como en un hotel.

”Si las personas se sienten viviendo en un hotel en este proyecto, fracasamos. Pero si la gente siente que vive en su casa, donde todo está puesto donde le gusta, de lo contrario la gente sentirá que vive en un lugar que no es suyo, de manera lejana e impersonal”, continuó Raúl.

En estos inicios, la mayor parte del público que atienden es norteamericano y centroamericano, aún no empiezan a atender el gigante mercado asiático. Incluso, muchos nómadas locales le han apostado a este tipo de viviendas.

Dificultades nómadas

Ser nómada digital no es sencillo. Para alquilar un apartamento se suele requerir de un codeudor local, “no llegan preparados para un ecosistema tan estricto como el colombiano a la hora de rentar un apartamento, que usualmente debe amoblar, adquiriendo cosas que no sabe qué hacer con ellas cuando se vaya. Realmente se siente desprotegido al llegar”, afirmó David Luján

Según Raúl Sánchez, ”Nosotros hemos tratado de eliminar todo eso, por lo que llegan y no quieren irse, al encontrar una comunidad que los acoge, comida hecha a la medida, con una aplicación móvil que les facilita toda la vida. El 50 por ciento de las personas que están viviendo actualmente, ya renovaron por nueve meses o más, y supuestamente venían sólo por uno o dos meses”.

En Colombia aún no estamos preparados para este tipo de comunidades, como si lo vienen haciendo México, Costa Rica o Portugal, que lo vienen haciendo desde la normatividad vienen trabajando en apartarse a sus necesidades.

“Colombia todavía no es un país amigable para el nómada digital, donde para el extranjero es difícil lograr un contrato de arrendamiento o abrir una cuenta bancaria. Ese cambio lo estamos propiciando los privados”, agregó David Luján.

A lo que Raúl complementó, ”La gente confunde al nómada con un turista, con un viajero normal, pero son muy distintos. El turista promedio en Colombia es de 3.7 noches por ciudad, lo que es poco lo que puedes conocer. El viajero es un poco más interactivo con un promedio de ocho noches, mientras que un nómada digital se queda en promedio 200 noches, lo que invierte es muchísimo más en la ciudad. Cuando esto se entienda, se empezará a construir alrededor de él”.

Se requiere una conexión de internet con un centro de datos con una inversión superior a los 500 millones de pesos, indispensable para muchos nómadas que por seguridad.

Con apartamentos desde 1800 dólares mensuales, incluye todo, incluso asesoría para contratar con abogados y demás especialistas en visas, acceder a una diversidad de comida, así como actividades de yoga, spa, clases de baile, español y cocina.

“Sólo tenemos dos requisitos: capacidad de pago y que tengan un perfil que le sume a la comunidad del edifico”, comentó David Luján.

El acceso a internet de alta velocidad, lavandería, servicios públicos, limpieza de la casa todos los días, desayuno, así como a todos los espacios y áreas comunes, como distintas salas de trabajo y de juntas, viene incluido.

“Algunos literalmente no pueden separarse de su computador y bajar por un café, pero si se lo pueden recibir sin moverse de su lugar de trabajo y con total discreción si se encuentra en una videollamada”, dijo Raúl Sánchez.

Un estilo diferente de vivienda, que está llamando la atención de nómadas de distintas partes del mundo que podrían postularse para pasar una temporada allí.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad