lunes 27 de junio de 2016 - 12:01 AM

Edge: un navegador que extiende su batería

El nuevo navegador de Microsoft es más eficiente en su uso de los recursos de un computador y, por lo tanto, puede prolongar la duración de la batería de un equipo portátil, respecto a lo que duraría si se utilizaran navegadores como Firefox y Chrome. Opera está cerca a Edge en eficiencia.
Escuchar este artículo

¿Ha notado que su computador portátil no dura tanto tiempo después de desconectarlo de la corriente? El problema puede ser el programa donde probablemente pasa más tiempo: su navegador de Internet. Microsoft demostró esta semana que su navegador Edge puede prolongar la duración de la batería de un equipo, por comparación con Google Chrome o Firefox y, en menor medida, Opera.

Olvídese de Internet Explorer

Microsoft dejó atrás el navegador de Internet que dio dolores de cabeza a dise-ñadores Web durante casi dos décadas para crear, desde cero, un navegador rápido y eficiente.

Y lo logró: Edge es un navegador nuevo, más veloz y más respetuoso de los estándares de Internet de lo que Internet Explorer fue, y con un código optimizado para, entre otras cosas, ahorrar la vida de la batería de un computador portátil.

¿Cuánta batería ahorra exactamente? Un estudio publicado por Microsoft lo comparó con Google Chrome, Mozilla Firefox y Opera. Los navegadores reprodujeron un video descargado de Internet en 4 laptops idénticos desconectados de energía externa.

Los resultados: el computador con Edge duró 70% más que el computa-dor con Chrome, 43% más que el computador con Firefox y 13% más que el computador con Opera.

Para confirmar que la situación no es única del equipo con el que se hizo la prueba o un resultado atípico, Microsoft publicó también datos de telemetría de millones de PCs que usan Windows 10. En estos resultados, Edge y Firefox también se destacan como navegadores mucho más eficientes que Google Chrome.

Opera afirma que supera a Edge

El navegador Opera es menos popular que Chrome, Firefox e incluso que el nuevo Edge, que desde su nacimiento cuenta con el apoyo de Microsoft para promocionarlo y que viene preinstalado con Windows 10, lo que asegura su rápido ascenso en la cuota de mercado.

Con todo, Opera se mantiene a la par con la competencia y, en algunos casos, un paso adelante. Por ejemplo: el navegador tiene un bloqueador de publicidad incorporado, aunque desactivado por defecto, mientras que los usuarios de otros navegadores deben instalar una extensión creada por terceros para bloquear anuncios publicitarios.

Excepto en Edge, donde todavía no es posible instalar ‘plugins’, o extensiones.

Opera llevó a cabo sus propias pruebas, en las que su navegador resultó ser más eficiente que Edge en el uso de los recursos de un computador y, por lo tanto, en el consumo de batería de un portátil.

El problema es que, al llevar a cabo la prueba, los desarrolladores del navegador encendieron primero el bloqueo de anuncios publicitarios. Es decir: alteraron el estado del navegador después de instalarlo.

Por lo tanto, no es válido decir que Opera sea más eficiente que Edge, así, a secas, pero sí es válido decir que, con el bloqueo de anuncios publicitarios y sin la carga extra que los anuncios representan Opera consume menos batería que Edge. Lo que probablemente se mantendrá así hasta que Edge permita instalar extensiones, lo cual no está lejos.

Edge es nuevo pero promete

A diferencia de Chrome, Firefox, Opera y Safari, Edge no tiene una versión para sistemas operativos diferentes de Windows 10.

Además de las extensiones, el navegador está retrasado frente a su competencia en otros frentes; es joven y todavía no ofrece toda la funcionalidad de sus competidores. Algunos de sus usuarios se quejan de que el software se paraliza fácilmente, o incluso se cierra sin previo aviso.

Afortunadamente, el navegador empezó con pie derecho en otras áreas. Sus herramientas de análisis y detección de errores, o ‘debug’, muy útiles para desarrolladores Web y diseñadores gráficos, son excelentes aún ahora en su infancia. Microsoft incluso dejó abierta una sección de ‘experimentos’ para que los desarrolladores y diseñadores prueben herramientas de análisis nuevas, mientras están en periodo de prueba.

Adicionalmente, es importante tomar en cuenta que el uso intensivo de recursos de Chrome no es accidental; Google decidió que su navegador abriría cada pestaña como un proceso separado en el sistema operativo y eso trae ventajas, pero tiene como consecuencia un mayor consumo de recursos.

Edge todavía no ha llegado al punto en que tenga que decidir si utilizará una estrategia similar a la de Google, sacrificando la ventaja en eficiencia que tiene en este momento.

300 MIL FIRMAS PIDEN PUERTO DE 3.5MM EN EL IPHONE 7

El puerto de 3.5 milímetros es ese agujero donde ustec conecta los audífonos a su celular, y el nuevo iPhone 7 podría eliminarlo de su diseño, según los diseños del teléfono filtrados en Internet. Otro teléfono de gama alta, el Moto Z de Lenovo, dueño de Motorla Mobility, omitirá este puerto.

¿Cómo, entonces oir música con estos teléfonos? Fácil: hay que comprar otros audífonos que se conecten al mismo puerto que sirve para cargar el teléfono o conectarlo a un computador. La alternativa más complicada pero más económica, es usar un adaptador; un cable con conexión al puerto de carga del teléfono que, en su otro extremo, tiene un puerto de 3.5 milímetros.

¿Por qué quieren los fabricantes complicar algo tan sencillo, si los teléfonos tienen un grosor superior a 3.5 milímetros en cualquier caso? Porque este puerto va acompañado de otros receptores y chips dentro del teléfono que convierten el audio digital a impulsos eléctricos, y lo transmiten a los audífonos. La suma de estas partes crea problemas de diseño para los dispositivos. Con los nuevos audífonos, estas partes estarían en el cuerpo de los auriculares, o quizá en algún punto en el cable, pero fuera del teléfono.

No importa: la semana pasada una petición para que Apple mantenga el puerto de 3.5 milímetros en el diseño del iPhone 7 recolectó 300 mil firmas, una suma modesta comparada con los más de 50 millones de unidades de iPhone que la empresa ha vendido en este trimestre solamente.

La petición afirma que la movida obedece a un deseo de Apple por tomar control absoluto sobre los audífonos que los usuarios del iPhone pueden conectar al dispositivo. En el momento, gracias al puerto de 3.5 milímetros y el sistema sencillo con el que este funciona, casi cualquier par de audífonos en el mundo es compatible con un iPhone.

Usuarios del teléfono menos radicales dicen que están dispuestos a que Apple elimine el puerto, siempre y cuando el nuevo iPhone incluya audífonos que funcionen inalámbricamente por Bluetooth.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad