martes 25 de abril de 2017 - 12:01 AM

El Internet salta ahora de las Cosas a las Máquinas

La tendencia a conectar objetos cotidianos a la red, conocida como el Internet de las Cosas (IoT, Internet of Things), ha dado un salto evolutivo y ahora va tras las máquinas para las industrias
Escuchar este artículo

En una entrevista con Efe, el mexicano director de ingeniería de Cisco para América Latina, Max Tremp, destacó la aparición del Internet Industrial de las Cosas (IIoT), una nueva aunque desconocida etapa del IoT que, entre otras, permite “la conexión de cada máquina de una línea de producción -con sensores o soluciones de software- y recolectar sus datos” para optimizar las operaciones.

De acuerdo con diversos reportes de Cisco citados por el ejecutivo, solo el 33% del mercado industrial está en alguna etapa de su adopción y hasta ahora el 52 % no está invirtiendo en estas tecnologías, que prometen, dijo, “mejoras en la eficiencia del 74 % al 86 %” o una “reducción del uso de la energía del 8,4 % al 6,9 %”.

Tremp resaltó el caso de América Latina, una región con una reciente explosión industrial, e indicó cómo las compañías ahora enfrentan lo que se conoce en el sector como la “manufactura 4.0”, una tendencia que crece a “paso acelerado” y exige “moverse mucho más rápido” para superar “las presiones” de los competidores.

Precisamente, el director de ingeniería para la región de la tecnológica de San José (California, EE.UU.) apuntó que cuando se habla de este proceso de “digitalización” todos los actores ya están viendo la necesidad de hacer dicho tránsito, lo que hace necesario ponerlo como prioridad para no “quedarse atrás”.

“Todavía nos falta mucho en Latinoamérica, es cierto. Pero en industrias como la minería vamos bien”, consideró y subrayó cómo otras industrias como el Oil & Gas o la manufacturera han adoptado esta nueva opción de optimizar “enormemente” sus negocios.

En esa línea, estimaciones de Cisco y consultoras como Accenture calculan que el IIoT podría generar unos 14.200 de millones de dólares para 2030 en todo el mundo.

Esos mismos estudios explican que las empresas que introducen la automatización y técnicas de producción más flexibles en fabricación pueden aumentar la productividad un 30 %, obtener ahorros de más de 10 % en mantenimiento predictivo, reducir costos de mantenimiento en 30 % y eliminar fallas en los equipos hasta en un 70 %.

Eso sí, Tremp reconoció como principal desafío ante el IIoT la necesidad de “hacer sentido de la cantidad brutal de datos” que se genera.

Para ello recomendó la utilización de soluciones analíticas “robustas y con soporte” que permitan fortalecer las cadenas de producción a partir del análisis de esos mismos datos, siempre con la mira en otro de los principales retos: garantizar la seguridad.

“Cuando hablas de la ciberseguridad en la manufactura estás hablando de riesgos verdaderos tanto para la operación del negocio como para los trabajadores. Un ataque puede generar que la línea se detenga o que personas estén en peligro”, detalló.

La clave, dijo, está en “empezar” y ver cómo “los resultados empiezan a darse”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad