domingo 10 de noviembre de 2013 - 12:01 AM

Impresora 3D de 100 dólares será producida en serie

Tras conseguir más de 650 mil dólares para financiar el proyecto a través del portal de Internet Kickstarter, el canadiense que reinventó la impresión 3D podrá iniciar la producción en serie de la Peachy Printer, cuyo precio final de venta será de sólo 100 dólares.
Escuchar este artículo

Más de 4 mil donantes y compradores en preventa apoyaron el proyecto con 651 mil dólares, a pesar de que la meta de su creador era de sólo 50 mil dólares.

Se trata de una impresora 3D cuyo precio pone en ridículo a otras opciones en el mercado, y cuya calidad es suficiente para satisfacer las necesidades de millones de usuarios en casa.

Desarrollada con tecnología casera, materiales muy fáciles de conseguir y algunas de las mejores piezas de software gratuito disponibles, la impresora Peachy Printer es una maravilla de la tecnología moderna que se hará realidad; esta semana su creador anunció que pronto será producida en serie.

¿Cómo funciona?

Hay 2 clases de impresoras 3D. Unas ‘queman’ un bloque de material especial, eliminando las partes que no se necesitan hasta que sólo queda la forma que debían imprimir, mientras que otras ‘construyen’ esta forma capa por capa.

Tras descubrir que no tenía los miles de dólares que cuesta una impresora 3D comercial, Rylan Grayston inició un proyecto para construir una de primera categoría, con software gratuito y materiales económicos, todo por menos de 100 dólares.

El resultado fue la Peachy Printer.

Lo primero que necesita esta impresora es un modelo digital en 3D, que puede descargarse de Internet, o crearse en un programa de edición 3D gratuito y muy poderoso llamado Blender, disponible para Windows, Mac OS y Linux.

Una vez se tiene un modelo en Blender, la Peachy Printer se encarga de transmitir la información sobre el modelo en una forma poco usual: como ondas de sonido. Para esto, es necesario conectar la impresora al puerto de salida de sonido del computador, el mismo donde normalmente se conectarían los bafles o audífonos.

Con ayuda de un programa igualmente gratuito llamado Audacity, el sonido le indica a la impresora qué partes de un bloque de resina debe quemar. Un láser en la impresora como tal se encarga de llevar a cabo este proceso de forma suficientemente precisa.

También imprimirá

figuras elásticas

El proyecto de Grayston funcionó tan bien, que el creador decidió iniciar una campaña para financiar su Peachy Printer a través de Internet, utilizando el famoso portal de financiamiento masivo Kickstarter.

Allí, Grayston prometió que si reunía $50 mil dólares por parte de donantes y personas dispuestas a comprar en preventa una unidad de la Peachy Printer, se daría a la tarea de producir la sencilla pero prodigiosa impresora 3D en masa.

La campaña de Kickstarter no sólo cumplió con la meta, sino que hasta la fecha ha recolectado más de 651 mil dólares.

Y como lo había prometido, ahora Grayston se prepara para convertir a la Peachy Printer en un producto comercial. Aunque, por supuesto, los 5 mil personas que compraron un modelo en preventa a través de la página de Kickstarter serán los primeros en tener una en su casa.

De hecho, los meses que han transcurrido desde que inició la campaña le sirvieron a Grayston para mejorar el dispositivo, que ahora puede utilizar resinas flexibles para crear figuras elásticas.

Inventor por naturaleza

“Todo lo que quiero hacer es inventar cosas”, afirmó Grayston en una entrevista para la publicación CBC News, cuando le preguntaron qué piensa hacer con el dinero que consiga gracias a su Peachy Printer.

“Me encantaría tener mucho dinero para financiar mis otras invenciones. No quiero comprar un yate, y no voy a comprar automóviles lujosos”, agregó el canadiense de 28 años.

De hecho, el creador de la Peachy Printer afirma que su impresora 3D no fue creada como resultado de haber cursado una carrera de ingeniería, o una de ciencias de la computación.

La idea genial de utilizar ondas de sonido y espejos electromagnéticos para guiar los láseres de su impresora, y eliminar así la necesidad de utilizar costosos motores y microprocesadores, vino a él mientras recolectaba información en páginas y foros de Internet.

Es por esa razón que Grayston no planea patentar la Peachy Printer. Al contrario: el inventor canadiense publicará los planos para quienes quieran ahorrarse los 100 dólares y construir su propia versión de la Peachy Printer.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad