miércoles 14 de mayo de 2014 - 12:01 AM

La tecnología es esperanza en las áreas de la salud

Un nuevo brazo robótico le permitirá a personas amputadas realizar tareas hasta ahora imposibles con las prótesis existentes

Entre los avances científicos que la humanidad más resalta de los desarrolladores tecnológicos, están los que se relacionan con la medicina, por cuanto en muchos casos estos ingenieros logran pasar fronteras que desde el área médica exclusivamente no se habían podido conquistar.

Es el caso del significativo avance alcanzado por la Agencia de Investigación Tecnológica del Pentágono (Darpa), que logró recientemente que la Oficina Federal de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos aprobara el uso de un brazo biónico diseñado por ellos y que, al parecer, es el mayor avance que se ha hecho en este campo.

Más movimientos

En primer término, la Darpa asegura que su brazo artificial tiene la capacidad de maniobrar no solamente con objetos voluminosos y de significativo peso, sino que, algo mucho más complejo, ha sido desarrollada con tal sofisticación, que puede manipular objetos muy pequeños y livianos, algo no visto hasta ahora.

Esto, según los científicos, hace que la prótesis, cuya evolución y concepto se debe a la empresa estadounidense Deka Arm, le de a las personas amputadas una gama de movimientos mucho mayor que todas las que se habían alcanzado hasta ahora con las tecnologías hoy disponibles.

Según lo informaron a los medios los desarrolladores, esta especie de brazo robótico tiene un peso muy similar al de un brazo humano promedio, y para poder soportarlo y manipularlo la persona, cuenta en lugar de músculos y tendones con una pequeña red de motores y sensores que le dan posibilidad de emular hasta diez movimientos en la manera como lo hacen las personas normalmente.

Motricidad fina

Obviamente, al desarrollo en laboratorio de esta especie de equipo para personas que han sufrido la amputación de al menos uno de sus brazos, siguió la etapa de experimentación por ellos y, según los ingenieros responsables del proyecto, el 90% del grupo de 36 que probaron la prótesis lograron sin mayores problemas llevar a cabo tareas que no habían podido hacer con otras prótesis.

Entre las labores que pudieron ejecutar con éxito y que más les llamó la atención por cuanto amplían significativamente su posibilidad de independencia, estuvieron las que tenían que ver más con la motricidad fina que con pruebas de esfuerzo.

Estas personas se referían, como lo explicaron a la prensa, a lo que para ellos significa poder hacer tareas como la de manipular un huevo, incluso llevarse a la boca una uva, o también poder subir una cremallera o poder abrir una puerta al maniobrar con la llave, como lo hace cualquier persona.

Los investigadores explicaron que el exitoso resultado de su trabajo se pudo alcanzar luego de seis años de investigación, y gracias al respaldo económico que recibieron por el Pentágono, que fue de 100 millones de dólares, gracias a lo cual pudieron desarrollar está que llamaron ‘prótesis del futuro’, en tanto responde a un concepto novedoso como es el de lograr movimientos mucho más armónicos que pueden controlarse con el uso de un importante número de sensores.

Algunos detalles

La mano de Deka Arm utiliza varios sensores que detectan contracciones de músculos cerca del hombro del amputado, lo que se traduce en movimientos reales en el brazo robótico.

En las pruebas de la FDA se sometió al brazo biónico a pruebas de resistencia al polvo, impactos, el calor o la lluvia para garantizar que son seguros.

Los creadores de la prótesis, que solo puede usarse en caso de amputaciones por encima de la muñeca, la han bautizado como “Luke”, en honor a Luke Skywalker, de “Star Wars”, que recibe una mano biónica tras perder la suya en una lucha con su padre, Darth Vader.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad