martes 10 de junio de 2014 - 12:01 AM

Medicina y tecnología en la apertura del mundial de Brasil

Según los organizadores, el mundo verá una faceta no muy promocionada del anfitrión del mundial: una faceta científica y tecnológica con mirada optimista

En solo dos días, poco antes de que ruede el primer balón en el mundial de fútbol de Brasil, todos los millones de personas que estén viendo la inauguración del certamen serán testigos de uno de los adelantos más esperanzadores, resultante de la alianza entre tecnología y medicina.

Una de las pocas informaciones que se han podido conocer de los detalles que forman parte de la ceremonia de apertura del mundial es que quien dará oficialmente la primera patada al ya famoso Brazuca, será una persona parapléjica.

Un numeroso grupo

Hasta donde se ha podido conocer por parte de los medios internacionales de prensa, el paciente no ha sido elegido aún, pero el 12 de junio en Sao Paulo el mundo verá caminar por la cancha y patear el balón a una persona en condición de discapacidad, inhabilitado totalmente para andar, solo que en ese momento tendrá un exoesqueleto que le permitirá, con sus indicaciones cerebrales, abrir con una patada el mundial de fútbol de Brasil 2014.

Según los médicos y organizadores, la persona elegida dejará por unos minutos su silla de ruedas y se moverá con un exoesqueleto. Eso será lo que verán los presentes en el estadio Arena Corinthians y los millones de espectadores del mundo entero, pero, lo que no verán es al grupo de 156 científicos que, dirigidos por el brasilero Miguel Nicolelis, adelantaron este proyecto.

“Es la primera vez que un exoesqueleto es controlado por la actividad cerebral y ofrece un feedback a los pacientes”, afirma al teléfono el neurocientífico a la AFP, con esa mezcla de cansancio y excitación que produce la recta final de un trabajo de 30 años, innumerables pruebas clínicas y más de 200 publicaciones científicas previas.

El Doctor Nicolelis

El doctor brasileño, profesor en la universidad estadounidense de Duke, en Carolina del Norte, comenzó su camino para devolver la movilidad a pacientes con la médula totalmente dañada en 1984, cuando realizó su tesis doctoral sobre las conexiones neuronales que inciden en el control de los movimientos.

En aquel momento no podía imaginar que sus investigaciones serían presentadas un día en un campo de fútbol, y menos en la inauguración de un Mundial en su propio país. El exoesqueleto que portará el paciente elegido para la demostración funciona obedeciendo las órdenes motoras de su propio cerebro.

Esas instrucciones son las responsables de que sus piernas inertes por una lesión total de la médula espinal puedan volver a andar. Luego, una serie de circuitos electrónicos situados en los ‘pies’ de la estructura permitirán que el paciente reciba un retorno sensitivo a través de una ‘piel artificial’ instalada en su brazo. Así, la persona parapléjica logra no sólo andar, sino sentir que anda.

Un Brasil diferente

Esto dijo el Doctor Nicolelis para explicar por qué se hará esta demostración en la inauguración del mundial:

“La idea viene de 2002, cuando empezamos a construir artefactos robóticos con el objetivo de armar un exoesqueleto. A comienzos de 2009, después de que supe que Brasil iba a organizar la Copa del Mundo, me pidieron ideas para mostrar un Brasil diferente del que se conoce fuera de aquí. Entonces sugerí la posibilidad de hacer una demostración científica para enseñar que Brasil está invirtiendo (en la ciencia) y tiene potencial humano para hacer cosas más allá del fútbol.

Éste es un gesto simbólico que va a permitir que 30 años de trabajo tengan un minuto para ser mostrados al mundo de manera optimista, con esperanza para las personas. Vamos a realizar una hazaña: llevar la ciencia a un campo de fútbol”, dijo el científico.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad