martes 18 de febrero de 2014 - 12:01 AM

Nuevas tecnologías descubren grandes secretos de la pintura

¿De qué tonalidad roja era exactamente esa obra maestra de Renoir? ¿Cómo concibió Van Gogh sus girasoles? ¿Y utilizaba Picasso de verdad pinturas de pintar casas?

Técnicas científicas punteras están ayudando a desvelar la belleza original que se ha desvanecido con el tiempo en algunas de las grandes obras maestras de la humanidad, afirmaron expertos.

En miniatura se ve más

Al reducir las técnicas de muestreo al nivel de miniatura, los científicos pueden averiguar cómo las moléculas individuales en una pintura se comportan de forma diferente, lo que les permite ver los verdaderos colores orgánicos tal y cómo fueron hace un siglo.

“Analizamos las moléculas tal y como eran bajo el marco para que nos digan cómo deberían ser ahora”, explica Richard Van Duyne, profesor de química de la Universidad Northwestern, que describe un poderoso rayos X y una técnica de microscopio conocido como espectroscopia Raman de superficie ampliada, que fue utilizada en un cuadro de Renoir en 1883, titulado “Madame Leon Clapisson”.

La pintura y su reconstrucción forman parte de una exhibición que se abrió el pasado 8 de febrero en el Art Institute of Chicago y que muestra cómo los científicos deberían revivir las tonalidades rojas y rosadas para restaurar la forma en que el cuadro era en sus comienzos.

El científico holandes Joris Dik describió cómo el amarillo cadmio se volvió grisáceo en las pinturas de Van Gogh “Flowers in a Blue Vase”, de 1889.

Una reconstrucción digital de las flores que Van Gogh pintó mostró un más profundo y brillante ramo de flores amarillas.

El laboratorio de Dik en la Universidad de Tecnología de Delft, en los Países Bajos, está trabajando ahora en recrear la textura de la superficie y el color original en una imagen tridimensional para mostrar lo que el artista hizo sin modificar su obra real.

Nueva visión de los viejos clásicos

Algún día, los entusiastas del arte podrían tener una visión - y experimentación - completamente distinta del trabajo de los grandes artistas. Ya hoy en día los visitantes del museo Van Gogh en Amsterdam pueden comprar y llevarse a casa réplicas en 3-D impresas de las obras del genial artista.

Muchas de las técnicas científicas que tratan de deconstruir los cuadros no son nuevas, puesto que comenzaron a utilizarse a finales de 1880, pero se han visto refinadas con el tiempo, afirmaron los expertos.

La miniaturización del equipo analítico y la naturaleza portátil de muchos instrumentos se han impulsado a nuevos límites en la última década, lo que implica que se pueden hacer más trabajos dentro de los museos y que no es necesario el costoso y peligroso transporte de las piezas de arte.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad