sábado 19 de noviembre de 2022 - 4:38 PM

¿Twitter está realmente en riesgo de morir?

Las renuncias masivas de los empleados de la compañía cuestionan el futuro de la red social.

La llegada de Elon Musk a Twitter ha levantado demasiado polvo, y no solo por el estilo autoritario e ideas del magnate, sino también por las medidas que ha tomado desde que está al frente de esta red social que cuenta con 436 millones de usuarios activos al mes.

Al despido masivo del 50 % de la fuerza laboral de la empresa hace dos semanas, recientemente se sumó un correo electrónico que les envió a los trabajadores de la compañía esta semana en el que lanzó una sentencia: aceptan trabajar mucho o se van. En las últimas horas varios empleados anunciaron en la propia red que preferían la segunda opción. Y se marcharon.

El quedarse sin el personal capacitado (muchos ingenieros ya dijeron adiós) deja en aprietos el funcionamiento de la empresa, porque básicamente pone en duda si la cantidad de gente que se quedó es suficiente para mantener la operación de la infraestructura de la plataforma en temas tan importantes como la privacidad y la seguridad.

Ante todo esto que está ocurriendo al interior de Twitter, Samir Estefan, experto en tecnología, opina que es precipitado pensar que la red social en un futuro pueda “morir”, teniendo en cuenta el éxito que han tenido otros proyectos de Musk como es el caso de Tesla.

“Elon Musk nos ha demostrado que puede hacer cosas que otras no logran, que sus compañías pueden lograr hitos que otras empresas no logran, así que toca esperar qué puede pasar con Twitter”, dijo el experto.

Wilson Vega, periodista de tecnología, opina que no es realista pensar que Twitter se acabará en los próximos días, por más que las decisiones de Musk tengan como consecuencia una reducción del personal de la compañía.

“Si llegara a apagarse, eventualmente la volverán a prender. Pero el tema importante va mucho más allá y es la fractura en el conocimiento, la cultura y la confianza en una plataforma que es muy particular, que incluso uno no sabe si Musk la está entendiendo”.

También comentó que Twitter no es una empresa atractiva desde el ámbito tecnológico, sino que se destaca más por la activa participación de las personas que siguen encontrando allí el espacio privilegiado para contar las cosas que piensan y lo que les ocurre. Eso es, precisamente, lo que le costaría recuperar a Musk en un hipotético caso en el que su nueva empresa sufra un apagón o muerte lenta.

“Musk ha fallado en entender que no son recursos intercambiables y que, por ejemplo, si pierde a la persona que manejaba la política de seguridad, el despliegue en los sistemas operativos o cualquiera de los miles de operaciones, reemplazarlo no es solo una cuestión de quién más quiere trabajar. Los errores sí se pagan y esto le saldrá muy caro”.

A pesar de las polémicas en esta red social, la cantidad de usuarios activos se mantiene, sin embargo, grandes anunciantes como General Motors y Volkswagen siguen a la expectativa de cómo podrían cambiar algunas políticas dentro de la plataforma, sobre todo en las relacionadas con la libertad de expresión.

¿Entonces qué podría venir? Seguramente los millones de usuarios tendrán que seguir siendo testigos de un proceso tumultuoso durante un mes más mientras la plataforma logra estabilizarse y Elon Musk tome las riendas de una compañía que se manejaba de una manera muy diferente a la de él.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad