Publicidad
Mar Oct 24 2017
20ºC
Actualizado 09:56 pm
Jueves 15 de Marzo de 2012 - 11:27 AM

Desmantelan Bacrim dentro del Ejército en el Tolima

Mediante la operación militar denominada ‘Troya’ y de manera simultánea en Ibagué, Ataco, Chaparral, Neiva, Tunja y Bogotá se logró desmantelar el pasado martes una organización criminal que se dedicaba a realizar ilícitos en San Antonio y Chaparral.
Tomada de internet/VANGUARDIA LIBERAL
Desmantelan Bacrim dentro del Ejército en el Tolima
(Foto: Tomada de internet/VANGUARDIA LIBERAL)

Dicha estructura criminal estaba integrada por nueve personas entre uniformados activos y retirados del Ejército, además de algunos civiles.

Los indiciados fueron presentados en audiencia concentrada ante un Juez de Garantías para la legalización de su captura donde, además, se les sindicó de los delitos de extorsión, concierto para delinquir, porte de armas y homicidio.

De acuerdo con lo establecido en la investigación adelantada por la Fiscalía Tercera Especializada, la citada organización manejaba una distribución de roles de sus integrantes y contaba con una infraestructura logística para delinquir desde 2010 en los municipios de San Antonio y Chaparral, donde presuntamente ultimaban a personas que eran señaladas de colaborar con los grupos armados ilegales o que hicieran parte de la delincuencia común.

Según la Fiscalía, se determinó que para llevar a cabo dichas ejecuciones los integrantes de la banda simulaban ser funcionarios de la Policía Judicial con el fin de entrevistar a las víctimas sin que estas se opusieran o desconfiaran de ellos.

El coronel Jairo Martín Sandoval Moncayo confirmó que algunas de estas personas pertenecen al Ejército Nacional y serán juzgadas por la justicia ordinaria. Luego de que se conozcan los resultados, se pedirá la baja de los indiciados.

“Se continúan con los trabajos de inteligencia con el fin de dar con el paradero de otras personas involucradas, infortunadamente hay que decir que son orgánicas de la Sexta Brigada, pero igual deben pagar por las fechorías que hicieron”, enfatizó Sandoval.

LOS CAPTURADOS

Luis Ángel Sánchez Méndez de 35 años, civil, quien presentaba una orden de captura emanada por el Juzgado Segundo Penal municipal, tenía residencia en el barrio Pueblo Nuevo en Chaparral y se le requiere por las conductas punibles de concierto para delinquir, homicidio agravado y fabricación, tráfico o porte de armas.

La aprehensión de Sánchez Méndez se realizó el 13 de marzo a las 5:23 de la mañana en Neiva. En dicho operativo también se detuvo a una mujer que fue dejada a disposición de la Fiscalía de Neiva, a quien le decomisaron 64 cartuchos calibre 9 milímetros, 50 cartuchos calibre 38, 25 cartuchos para escopeta, dos proveedores para 9 milímetros, tres celulares Nokia de diferentes referencias y una agenda.

Igualmente, en Neiva, en el barrio San Martín, fue aprehendido Albeiro Sánchez Méndez, civil, y hermano de Luis Ángel, señalado como el jefe de la banda.

Por otra parte, en el barrio El Industrial de Chaparral, fue arrestado José Eliécer Vinazco Vera, de 35 años, mediante orden judicial por los delitos de concierto para delinquir, homicidio agravado y fabricación, tráfico y porte de armas. Vinazco Vera pertenece al Batallón de Infantería Caicedo que opera en este municipio y cuya jurisdicción alcance varios municipios sureños.

Entretanto, Juan Diego Caycedo Sánchez, quien oficia como soldado profesional del Batallón de Infantería Caicedo, fue neutralizado en el barrio Libertador de Chaparral. Se le incautó un celular Nokia y una motocicleta Yamaha XTZ azul, de placa BSE-08B y fue dejado a órdenes de la Fiscalía Seccional de Chaparral.

MÁS SOLDADOS

Por los delitos de concierto para delinquir, homicidio agravado y tráfico, fabricación o porte de armas, fue capturado en Tunja (Boyacá), el soldado profesional adscrito a la Primera Brigada, Ángel Alberto Ríos.

También en la capital de Boyacá, fue aprehendido el soldado profesional Libardo Mahecha Espinosa, adscrito al Batallón de Tunja, mediante orden de captura por concierto para delinquir, homicidio agravado y fabricación, tráfico o porte de armas.

Se conoció que miembros del Cuerpo Técnico de Investigación CTI ingresaron a la sección de transportes del Batallón de Infantería Caicedo de Chaparral, en donde detuvieron al soldado profesional Jorge Ariel Herrera Ramírez por los delitos de concierto para delinquir, homicidio agravado y porte, fabricación y tráfico de armas.

De otra parte, el cabo Segundo, Juan Andrés Ribón Pertuz, fue sorprendido por las autoridades en el Cantón Militar del Norte de Bogotá por los punibles de concierto para delinquir, homicidio y fabricación, tráfico o porte de armas.

Al Cabo, de 29 años, se le incautó un celular BlackBerry; según se pudo establecer, el suboficial quien perteneció a la Sexta Brigada estaba en proceso de ascender al grado de Cabo Primero.

Finalmente, y dentro del mismo operativo simultáneo, fue detenido el civil y exsoldado del Ejército, José Ignacio Cuéllar Díaz, de 25 años, a quien se le sindica del delito de concierto para delinquir, homicidio agravado, fabricación, tráfico o porte de armas.

Conforme se indicó en la audiencia de imputación de cargos, en el momento de su captura el exmilitar, quien se desplazaba como parrillero en una moto, opuso resistencia.

Según se conoció efectivos del CTI usaron la fuerza necesaria para detener al implicado y se debió apuntar con arma de fuego sobre la humanidad de Cuellar.

“Los efectivos en el momento de la captura se identificaron como uniformados y hubo que usar fuerza necesaria para lograr esposar a Cuéllar a quien luego de poder mantenerlo en pie, se le informó de la orden de captura”, se escuchó durante la diligencia judicial.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad