Publicidad
Jue Sep 21 2017
22ºC
Actualizado 09:05 am
Miércoles 14 de Marzo de 2012 - 03:56 PM

Familias de reos esperan aún restos, un mes después de incendio en Honduras

Un mes después del incendio en un penal de Honduras que dejó 361 muertos, familias de 125 víctimas viven aún el suplicio de esperar que les entreguen los cadáveres, ante el lento proceso de identificación de los restos calcinados.
TOMADA DE INTERNET/VANGUARDIA.COM
Familias de reos esperan aún restos, un mes después de incendio en Honduras
(Foto: TOMADA DE INTERNET/VANGUARDIA.COM)

En la medianoche del 14 de febrero, la prisión de Comayagua, ubicado 90 km al norte de Tegucigalpa, se volvió un infierno con 852 reclusos dentro -el doble de la capacidad-, muchos de los cuales murieron atrapados en las celdas, calcinados y asfixiados por el humo.

Las autoridades de Medicina Forense del Ministerio Público (MP) lograron hasta hoy identificar 236 cuerpos, pero los parientes de 125 permanecen en una angustiosa espera.

"Tenemos un mes. Estamos desesperados porque no nos entregan los cuerpos", se quejó José Leonidas Medina (69) que reclama el cadáver de su hijo, Omar Medina (30).

Unas 200 personas se albergan en el Instituto de Formación Profesional (Infop), improvisado por el gobierno para la espera. Algunos están en catres de campaña colocados en hileras bajo una tienda de campaña de lona color café y otros en un amplio salón de eventos del centro de capacitación de mano obra.

"Solo nos dicen: 'esperen, esperen, que no han venido los resultados de ADN de Chile'. No me explico por qué tardan tanto", lamentó Ramón Amílcar Navarro (60), quien perdió a un hijo de 21 años en el catastrófico incendio.

Con el dolor reflejado en sus ojos, Ana Guillén, de 57 años, espera también las pruebas de ADN para confirmar los restos de su hijo de 32 años, recluido en el penal acusado de robo.

En medio de la tristeza, la indignación y la desesperación, decenas de familiares se abalanzaron pocos días después de la tragedia sobre bolsas de cadáveres colocadas en la calle frente a la morgue de Tegucigalpa.
Este miércoles, el cansancio y la ansiedad llevó a medio centenar de familiares a caminar seis km desde el Incop hasta la sede del MP para exigir que agilicen las identificaciones.

"Justicia, justicia", clamaban también los manifestantes, frente al edificio del MP, en la exclusiva colonia Lomas del Guijarro, noreste de la capital, pues señalan que en el incendio hubo "mano criminal".

Un informe de un equipo de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF por sus siglas en inglés) aseguró que el origen del fuego "fue accidental", causado una llama abierta (un cigarro, un encendedor o fósforos).
Pero los familiares no creen eso. "Lo que deseamos es que haya justicia porque todos sabemos acá que hubo mano criminal y no se pueden quedar impunes" las muertes, expresó a la AFP María Cristiana Paz (48), quien ya recibió el cadáver de su hijo y pudo sepultarlo en la ciudad de Siguatepeque, 125 km al norte de la capital.

"Decían que no había ni un baleado, a mi hijo lo mataron, estaba baleado lo miramos porque nosotros abrimos el ataúd en el cementerio; estaba baleado por la espalda, mi hijo estaba completito, no se quemó", aseguró la mujer.

Los cuerpos de 125 reos -de los que se esperan las pruebas de ADN enviadas a Perú y Chile- están en depósito a la sede de la Academia Nacional de policía (Anapo) a unos 5 km al suroeste de la capital.
La granja penal de Comayagua, donde los presos cultivan y crían animales, era presentada por las autoridades como el "modelo" de un sistema penitenciario colapsado por el hacinamiento y el alto porcentaje de presos sin condena. Pero la población del penal doblaba su capacidad y un 60% de los reos estaba sin condena.

El incendio de Comayagua es una de las peores catástrofes ocurridas en una prisión en el mundo.

Publicada por
Sin votos aún
Publicidad
Comentarios
Agregar comentario
Comente con Facebook
Agregar comentario
Comente con Vanguardia
Comente con Facebook
Agregar comentario
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad